Las Provincias

Alberto Ferruz. :: lp
Alberto Ferruz. :: lp

Alberto Ferruz (BonAmb): «Quiero que los clientes se vayan felices»

  • En tres años ha logrado dos estrellas Michelin para el restaurante de Xàbia: «Mi compromiso es con los comensales»

2016 tuvo un arranque prometedor para Alberto Ferruz (Cariñera, 1984). La Academia de Gastronomía de la Comunitat Valenciana lo distinguió como el mejor cocinero. Aún no ha terminado el año y el chef de BonAmb recibe su segunda estrella Michelin. Su carrera se cuece a fuego lento, pero las distinciones no tanto: en 2013 recibió la primera estrella y, tres años después, la segunda. «¿Tercera estrella? No la olemos. Mi compromiso es trabajar», asegura Ferruz.

Satisfecho, eufórico, ilusionado. Así está el cocinero del restaurante de Xàbia tras conseguir su segundo reconocimiento de la Guía Roja. Una distinción que aporta, además, «ganas de seguir trabajando».

Ferruz, que trabajó tres años con Martín Berasategui, no tiene sensación de hacer historia entre fogones, pero sí considera que BonAmb contribuye a «crear un referente gastronómico en la Comunitat». Todas las individualidades suman. Las aportaciones particulares de los cocineros fortalecen la oferta gastronómica de la región. «Se trata de empujar entre todos. No hay rivalidad entre chefs, hay competencia sana. Cada uno de nosotros podemos poner a la Comunitat en alza y cuantos más figuremos en la Guía Roja, mejor», destaca. Y repite: «Entre todos sumamos».

Detrás de las estrellas Michelin no hay milagro gastronómico. Los reconocimientos es el resultado de «mucho trabajo». El equipo de BonAmb «da el máximo todos los días», enfatiza Ferruz.

El local de Xàbia abrió sus puertas hace cinco años con ocho personas y ahora suma 22 trabajadores. En noviembre de 2013 la guía Michelín anunció la primera estrella para el restaurante, tres años después otorga la segunda. Más allá de los galardones, las estrellas de BonAmb son los comensales: «Quiero que los clientes se vayan felices».

Para el cocinero, no hay mayor reto que satisfacer a las personas que se sientan en las mesas de BonAmb. ¿Dos estrellas supone más presión entre fogones? Ferruz es tajante: «La presión nos la ponemos nosotros. Nuestra responsabilidad es que el público del local disfrute más con nuestros platos. Nuestro compromiso es con los clientes», concluye Ferruz, que trabajó dos años en el restaurante parisino Taillevent.