Las Provincias

Yturralde redondea la abstracción

fotogalería

Yturralde, ayer, en la Nau entre dos obras de sus obras de la serie circular 'Enso'. :: irene marsilla

  • El artista, que asegura vivir «una preadolescencia artística», exhibe obras inéditas en 'Cartografías de lo sublime'

  • El pintor muestra sus últimas creaciones en la Nau tras una década sin exponer en Valencia

Lo sublime es algo excelente, admirable, soberbio y elevado. Estos adjetivos resultan subjetivos en cualquier terreno, también en el artístico. En ocasiones sólo se logra la excelencia tras años de esfuerzo, de investigación y de carrera. «Soy un artista que llevo pintando 60 años», explicó José María Yturralde (Cuenca, 1942), quien ayer inauguró 'Cartografías de lo sublime' en la Nau, una exposición donde el artista redondea la abstracción y perfecciona su arte.

En la muestra, que estará abierta al público hasta el 29 de enero, se exhiben once piezas de gran formato en su mayoría inéditas. «Mi objetivo es continuar pintando y transmitiendo a través de mi obra. En 'Cartografías de lo sublime' se exhiben mis creaciones más recientes, en las que estaba trabajando hace unos días», afirmó a LAS PROVINCIAS. Las piezas de Yturralde, afincado en Valencia, han pasado de estar en el estudio de Alboraia, donde trabaja, a la sala Martínez Guerricabeitia de la Universitat de València (UV). Con la obra de Yturralde, este espacio «se ha convertido en un santuario», matizó Antonio Ariño, vicerrector de Cultura de la UV. «Es un honor exponer aquí», remarcó el pintor.

El arte de Yturralde se programa con poca frecuencia en Valencia. José Pedro Martínez, director de actividades de la colección Martínez Guerricabeitia, recordó que hace cuatro años hubo un intento por exponer la obra del creador conquense en la Nau, pero no prosperó. La última monográfica en una institución pública de la Comunitat fue en el IVAM hace 17 años. Hace una década, recordó Yturralde, una galería valenciana, situada en la calle La Nave, destinó sus paredes para la obra de uno de los maestros españoles de la abstracción. Tras la ausencia expositivo, el creador considera «un privilegio» exhibir sus últimas creaciones en la Nau. Valencia se suma a las exposiciones que galerías de Madrid y Marbella dedican al artista. Yturralde trata de explicar esta coincidencia: «Nunca he dejado de pintar. Quizá en este momento hay una revalorización de mi arte, pero mi objetivo es seguir pintando. Para mí, pintar es como respirar».

Yturralde asegura vivir «una preadolescencia artística» y un ejemplo de esta etapa personal se puede observar en la Nau, donde se exponen los últimos 'Postludis' hasta las más recientes creaciones dentro de la serie circular 'Enso' o de una incipiente línea de trabajo visible en 'Citrinitas', donde son fundamentales las rápidas variaciones cromáticas hacia los límites del soporte u otras rectas que rigen en la composición. Se mezclan obras monocromáticas con otras que son una espacio de aforismos pictóricos o 'haikus' visuales. En todos los casos la luz y el color son los protagonistas.

Con sus creaciones, el artista busca «crear espacios de meditación», pretende «intentar llegar a la esencia del conjunto de relaciones de una obra», «hacer visible la infinidad» y, sobre todo, «transmitir emociones». «Pretendo que las obras ayuden a pensar, a meditar, que sean una ventana para abrir dimensiones», remarcó. A su juicio, lo sublime son «las emociones causadas respecto a aquello inmenso, que no se puede abarcar».

José María Yturralde está considerado como uno de los pintores mas sobresalientes dentro de la tradición europea de la abstracción geométrica, aseguró el comisario de 'Cartografías de lo sublime', Santiago Pastor, quien destacó «la maestría del artista con el color» y «la capacidad de aprehender lo sublime del mundo».

Los colores de las piezas de Yturralde salen en busca del visitante. Rojos, azules y amarillos poseen una enorme intensidad, es decir, el artista con su trabajo los dota de entidad. En las obras del pintor se aprecio la influencia de Mark Rothko y Barnett Newman. No lo oculta ni lo disimula. El comisario destacó el peso de la escuela norteamericana en la trayectoria de Yturralde.

Pastor calificó el proyecto expositivo de «muy relevante, dada la importancia y la reputación internacional de Yturralde, quien ha ido modulando su propuesta artística a lo largo de 50 años pero sin perder una esencia inicial, que ha ido puliendo, hasta llegar a la plenitud de su carrera».

Creador global

«Yturralde rebasa lo estrictamente pictórico, es mucho más que un diletante y ha creado escuela consiguiendo aunar en su figura la condición de artista global y de investigador». En este sentido, Pastor recordó cómo ya en la década de los 70, Yturralde se trasladó a Massachussets (Estados Unidos) para dedicarse a la investigación y también ejercer la docencia en el Center for Advanced Visual Studies del MIT, algo que luego ha continuado en el Centro de Cálculo y en el laboratorio de la luz de la Universitat de València y también en la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de València, donde es catedrático desde 1994.

La originalidad de la obra de Yturralde y esa capacidad de aprehender lo «sublime del mundo» se recoge en la exposición no sólo a través de la metáfora de su título, sino también en un audiovisual creado 'ex profeso' para la misma y que reúne las intervenciones del catedrático de Estética y Teoría de las Artes Román de la Calle y del historiador del arte Tomás Llorens, entre otros.

La muestra se enmarca dentro de los actos del centenario del colegio Mayor San Juan de Ribera de Burjassot, del que Yturralde fue becario.