Las Provincias

Vamos a hablar de imposturas

'Las cajas chinas', montaje conceptual de Montse Carreño y Raquel Muñoz. ::
'Las cajas chinas', montaje conceptual de Montse Carreño y Raquel Muñoz. :: / LP
  • 'Fake' indaga sobre lo ficticio que parece verdadero y sobre lo auténtico que a menudo no lo es

No es fácil explicar en una reseña periodística la intención conceptual de 'Fake. No es verdad. No es mentira', exposición comisariada por Jorge Luis Marzo que organizada y producida por el IVAM podrá verse en el museo valenciano hasta el próximo 29 de enero. 'Fake', título homónimo al del último largometraje de Orson Welles, fechado en 1974, es un conjunto de 'juegos, bromas y mentiras muy serias. Acciones y perfomances que tienen como objetivo sabotear el sistema para poner en evidencia el poder manipulador de las instituciones y los medios de comunicación' (del texto de presentación de 'Fake').

No, esta no es una exposición sobre las recientes elecciones presidenciales de Estados Unidos. Es otra cosa. Viene a decirnos la actual propuesta del IVAM (más o menos): somos ingenuos al dar por bueno todo lo que nos dicen los telediarios y la gente que manda. Este despliegue expositivo que indaga sobre lo ficticio que simula ser verdadero y sobre lo que parece auténtico pero que a menudo no lo es, se organiza en torno a 45 acontecimientos o sabotajes que alteraron algunas realidades sociales por medio de activismos culturales que eran 'juegos y bromas'. Mediante imágenes de dudosa veracidad, documentos, videos, obras irónicas y objetos con triples lecturas, la muestra testimonia esos acontecimientos con apariencia de verdaderos pero que solo pretendías ser 'bromas muy serias'. Al no poder reseñarlos todos por cuestiones de espacio, cuento aquí en síntesis dos de ellos.

'Ha llegado la hora del saqueo'. En octubre de 1995 se colocó en Madrid una valla publicitaria en la estación de metro de Sol: 'El Corte Inglés te regala todo lo que te puedas llevar puesto'. Se tiraron octavillas con ese reclamo. Unos 25 ciudadanos respondieron a la falsa oferta y ya en los grandes almacenes se pusieron encima todo lo que pudieron (camisas, abrigos, sombreros.). A la salida fueron despojados por el personal del centro de todo lo saqueado. La maliciosa idea estuvo impulsada por la Sociedad de Trabajo no Alienado.

'Las cajas chinas'. Este proyecto de Montse Carreño y Raquel Muñoz, que se expuso el año 2011 en el Museu d'Art de Catalunya, cuestionaba la autoridad de los museos en relación a la autenticidad de las obras de arte y hurgaba en los mecanismos que certifican su originalidad «en un mercado hiperconsumista de imágenes». En un cluster muy kitsch, Carreño y Muñoz colgaron supuestas obras de Joaquin Mir y Nonell, entre otros artistas. Eran fraudes.