Las Provincias

Nueve facsímiles al mes

  • La editorial valenciana realiza una réplica exacta del códice original del siglo XI y limitada a sólo 390 ejemplares

  • Scriptorium reproduce en pergamino el Beato de la catedral del Burgo de Osma

La editorial valenciana Scriptorium, radicada en Godella y especializada en facsímiles, está enfrascada en la reproducción de una nueva joya de gran relevancia. Sus expertos técnicos realizan actualmente réplicas exactas del Beato de Liébana cuyo original, del siglo XI, se conserva en la catedral del Burgo de Osma (Soria).

La edición total será de sólo 390 ejemplares, debidamente numerados y con autentificación notarial, la cual acreditará no solamente la fidelidad de lo editado respecto al códice y sus miniaturas sino también que la copia se ha hecho sobre pergamino, como el original.

Según han explicado los editores, José G. Moya y Ricardo Coll, el objetivo ha sido obtener una obra exactamente igual que la que se conserva en la catedral del Burgo de Osma. Para ello precisaban dar el paso al pergamino, de tal forma que es el primer facsímil de un Beato que se realiza sobre dicho soporte, los demás, hasta ahora, se han hecho en papel especial simulando ser lo más parecido a la textura medieval. Scriptorium, en cambio, ya tiene experiencia anterior en facísimiles sobre pergaminos, como la reproducción del Libro del Ajedrez, Dados y Tablas de Alfonso X el Sabio y la Biblia de los Cruzados.

Por 'beatos' se conocen las copias escritas e ilustradas a mano que se realizaron entre los siglos X y XII del Comentario al Apocalipsis de San Juan, escrito en el año 776 por el monje mozárabe Beato de Liébana en el monasterio de San Martín de Turieno, hoy de Santo Toribio, a los pies de los Picos de Europa, cerca de Potes. Beato de Liébana, o san Beato, fue eminente teólogo que defendió la doctrina oficial de la Iglesia, enfrentándose a la herejía adopcionista que sostenía Elipando, obispo de Toledo, según la cual Cristo sería Hijo de Dios no por naturaleza, sino por adopción del Padre.

La popularidad del monje Beato fue tal que su obra fue copiada en los escritorios de múltiples monasterios del norte de España. A dichas copias medievales se las llama 'beatos'. Se conservan una treintena y algunos folios sueltos de otras, de las que 24 obras están ricamente ilustradas, como ésta del Burgo de Osma. Algunas se encuentran en prestigiosas bibliotecas británicas y de Estados Unidos. Las ilustraciones decoradas con oro o plata se denominan iluminaciones, aunque hoy en día se tiende a extender la denominación de folios 'iluminados' a todos los que están ilustrados. El Beato del Burgo de Osma consta de 166 folios, 71 de ellos ricamente iluminados.

La edición de este facsímil en pergamino es tan laboriosa, cuidada y artesanal que sólamente se están produciendo entre ocho y nueve ejemplares al mes. Lógicamente, una obra de tal rango no es barata, es una auténtica joya que cuesta 16.800 euros, aunque se puede adquirir con cuotas mensuales.