Las Provincias

Amigos por amor al arte y a Valencia

A la derecha, la pintura 'Belleza con flores' (1913), que desde ayer se expone en el Museo Nacional de Cerámica. :: damián torres
A la derecha, la pintura 'Belleza con flores' (1913), que desde ayer se expone en el Museo Nacional de Cerámica. :: damián torres
  • La pinacoteca desempolva todos los fondos del pintor en una muestra que redescubre cartas, dibujos y lienzos del artista de Godella

  • El Museo de Cerámica reivindica los lazos entre González Martí y Pinazo a través de una treintena de piezas

«Brilla mucho menos que otros aunque son peores, alcanzó fama y honores. Produce cuadros muy buenos. Él sólo sabe luchar, con su paleta batalla y ha tiempo debió lograr esa primera medalla que ahora consiguió alcanzar». Este texto acompañaba una caricatura, dibujada por Folchi, en el semanario satírico 'Cascarrabias'. Corría el año 1897 y Valencia vivía «momentos muy críticos» en los que «trabajan nuestro políticos, pero trabajan en balde». La publicación fue fundada por Manuel González Martí, quien firmaba sus caricaturas con el seudónimo de Folchi.

Las páginas de 'Cascarrabias' están expuestas en una vitrina de la sala Pinazo del Museo Nacional de Cerámica de Valencia. No es la única joya bibliográfica que abandona los cajones de la pinacoteca del Palacio del Marqués de Dos Aguas para exhibirse al público. También sale a la luz documentos personales, como una carta del coleccionista de cerámica a Ignacio Pinazo Martínez, uno de los hijos del pintor de Godella; o el cartel conmemorativo del banquete ofrecido a González Martí con motivo de la publicación del libro 'Pinazo, su vida y su obra'. El que fuera director del Museo de Bellas Artes de 1940 a 1955 fue el primer biógrafo del pintor. Además, abandona el lado oscuro de la pinacoteca valenciana la pintura 'Belleza con flores' (1913).

Los caminos del artista, del que este año se celebra el Año Pinazo, y del coleccionista de cerámica, cuya colección fue el germen de la pinacoteca situada en el edificio del Marqués de Dos Aguas, coincidieron brevemente en el tiempo, el suficiente para que fructificara una amistad que continuó tras la muerte de Pinazo con los hijos del artista. El pintor y el museólogo compartían su amor por el arte y por Valencia. Colaboraron activamente en instituciones culturales de la ciudad. Pinazo ingresó en Lo Rat Penat, de la que González Martí presidió de 1928 a 1930 y de 1950 a 1962, y fue nombrado académico de Bellas Artes de San Carlos.

La exposición '¡(Re)Descubrir Pinazo!', que se inauguró ayer y estará abierta al público desde el 2 de abril, reivindica los lazos entre ambos ilustres valencianos y revela la «relación íntima» entre ambos, según Jaume Coll, director del centro artístico. El Museo Nacional de Cerámica refuerza la sala Pinazo, que se inauguró hace 45 años, al exhibir todos los fondos que posee el museo. Casi una treintena de piezas están a la luz. «Salen de los cajones dibujos, notas y correspondencia personal de González Martí que son los recuerdos de la historia oculta de la relación entre ellos», enfatizó Coll.

En la muestra se proyecta un documental que reconstruye a través de fotografías, documentos, obras, recortes de prensa y publicaciones la relación de González Martí con los Pinazo, así como «la génesis y posterior evolución» de la sala Pinazo en el Museo Nacional de Cerámica, que fue el primer centro artístico en dedicarle una sala en 1971.

En la exposición se exhiben 29 piezas (11 pinturas y 18 dibujos) representativas de gran parte de los géneros pictóricos y temas más característicos de la obra de Pinazo, como desnudos, retratos, paisajes, tradiciones, etcétera. Las coordinadoras del proyecto expositivo destacaron los trabajos de Pinazo para la decoración de interiores para el Café El león de oro (1889) y los dibujos preparatorios para el Café de España (1886), locales desaparecidos.

Las responsables de los fondos museográficos, del museo y del archivo y coordinadoras de la muestra, María José Badenas Población, Liliane Cuesta Davignon, Pilar Casilda Garrido Barba y Teresa Ribelles Cebrián, defendieron que la exposición responde a un trabajo coral en la que se ha pretendido «dar brillo» a la obra de Pinazo.

En torno a la exposición también se han organizado dos conferencias, visitas guiadas dinamizadas para público familiar los fines de semana de diciembre y un concierto dedicado a Pinazo el día 28 de noviembre.

Al acto de presentación acudieron la concejala de Cultura de Valencia, Gloria Tello, y el director del Museo de Bellas Artes de Valencia, José Ignacio Casar Pinazo.