Las Provincias

Colofón a un siglo de teatro

fotogalería

María Ángeles y Enrique Fayos, durante la gala. :: j. monzó

  • El mundo de la escena valenciana arropa a la legendaria sala en una gala a la que asisten Moncho Borrajo, Arturo Fernández y Verónica Forqué

  • El Olympia culmina con una fiesta la celebración de su centenario

El teatro Olympia es un referente cultural valenciano. Un título que se ha ganado día a día. Es una institución centenaria que simboliza la evolución de la ciudad y de la sociedad. Alzó el telón el 10 de noviembre de 1915 con 'El barbero de Sevilla'. Programó ópera en sus primeros días de historia, luego se entregó al cine y, desde 1984, funciona como teatro. Cumplió un siglo de vida en noviembre de 2015 y desde entonces los actuales gestores de la sala de la calle San Vicente, Enrique y María Ángeles Fayos, están celebrando por todo lo alto y, como siempre, con la complicidad de la ciudad, el apoyo del público y la alianza de los profesionales de la Comunitat el centenario del teatro.

Los actos por este siglo de vida concluyeron ayer con una fiesta que reunió al mundo del teatro valenciano y a representantes de las artes escénicas del país. «Queremos dar las gracias a todos los que nos han ayudado a llegar hasta aquí, al centenario», dijo Enrique Fayos en su discurso. «Mi padre estuvo a punto de cerrar el cine antes de que funcionara como teatro a partir de 1984», añadió. El empresario tuvo un recuerdo para los profesionales que han pasado por el espacio y mencionó a los desaparecidos, como Rubianes y Monleón. «El teatro se mantiene abierto por el público», matizó. La cultura no es un gasto, es una inversión, insistió Fayos, quien recordó la ilusión de su padre por la escena.

Arturo Fernández, Moncho Borrajo, Emilio Gutiérrrez Caba, Verónica Forqué, Raúl Sénder, Antonia San Juan, Josema Yuste o Norma Duval no faltaron a la gala, así como una larga nómina de la interpretación valenciana como la actriz María Fernanda D'Ocón; el actor Alfred Picó; el presidente del sindicato AAPV, Ximo Solano; la responsable de El Micalet, Pilar Almería; los intérpretes Ferran Gadea y Carme Juan y la actriz Rosita Amores, entre muchos otros.

También acudieron las actrices Elisa Matilla, Kira Miró, Fabiola Toledo y Teté Delgado; la cantante Sole Giménez; los responsables de la compañía Albena, Toni Benavent y Carles Alberola; los intérpretes valencianos Lola Moltó y Carles San Jaime; el diseñador Francis Montesinos; y el dueño de Mercadona, Juan Roig, con su familia.

La representación política estuvo encabezada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; la vicepresidenta, Mónica Oltra; el conseller de Cultura; Vicent Marzà; el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona; el director del Instituto Valenciano de Cultura (IVC), Abel Guarinos; el de Sagunt a Escena, Juan Vicente Martínez Luciano; el intendente del Palau de les Arts, Davide Livermore; y la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valencia, Glòria Tello, entre otros.

La verdadera celebración es «poder levantar el telón cada día y ver que la gente sale feliz», aseguró ayer Fayos. La gala sirvió para cerrar una celebración que sirve para reivindicar la vitalidad de un teatro que, a diferencia de otros de su misma edad, está en manos privadas. Hoy lo gestionan los hermanos Fayos Bonell, antes fue su padre Enrique Fayos Higón.