Las Provincias

Cuando Joaquín Sorolla retrató a un presidente norteamericano

Cuando Joaquín Sorolla retrató a un presidente norteamericano

  • La pieza, realizada en 1909, se custodia en el museo que lleva el nombre de la familia del político en Cincinnati

  • El artista valenciano pintó al líder republicano William Howard Taft durante su periplo por EE UU

La influencia del pintor valenciano Joaquín Sorolla no tiene límites. Tras la resaca electoral de EE UU, cabe señalar que el artista más ilustre de la región llegó a retratar a un presidente norteamericano. Fue en el año 1909 cuando Sorolla, que había alcanzado la fama en América, se trasladó a la Casa Blanca para realizar una obra sobre el líder republicano William Howard Taft.

El maestro llegó a pasar unos diez días en la residencia presidencial para crear un retrato que, en la actualidad, se conserva en el Taft Museum of Art de Cincinnati, una pinacoteca que lleva el nombre de la familia de este presidente republicano.

La historia de aquel hito sitúa al pintor valenciano en Nueva York en el año 1909. En su periplo por EE UU se alojó en el hotel Savoy junto a su esposa, Clotilde, así como sus hijos, Joaquín y María. De allí es de donde se desplazó a Washington para realizar el retrato del presidente William Howard Taft.

Ese mismo año, Sorolla realizó en la Hispanic Society de Nueva York su primera gran exposición. Más de 150.000 personas se acercaron a descubrir y disfrutar del que se consideraba como el pintor de la luz. Después, con el patrocinio y el aval de esta institución, mostró sus obras en otras ciudades americanas como Sant Louis, Chicago, Boston o Buffalo, en las que fue recibido con entusiasmo y buenas críticas. Y no sólo por parte de los expertos. También los coleccionistas privados cayeron rendidos a los encantos del pintor mediterráneo y adquirieron algunas de sus obras de escenas de playa, patios y jardines. Los encargos no tardaron en llegar. Las personalidades más influyentes requirieron sus servicios y el artista retrató a ilustres de la sociedad americana, desde la familia del banquero J. P. Morgan -entre ellos el cuadro de su esposa- o a Taft. También hizo lo propio con otras grandes personalidades de la política y la sociedad norteamericana de la época como el secretario de Estado, Robert Bacon o el magnate Louis Comfort Tiffany.

En 1911 firmó un contrato con la Hispanic Society para realizar una gran decoración sobre las provincias de España, un conjunto que se conoce como 'Visión de España' y que arrasó en visitas cuando se exhibió no sólo en la Fundación Bancada de Valencia sino en varias provincias españolas hace unos años.

El 27º presidente de EE UU

William Howard Taft (Cincinnati, 15 de septiembre de 1857 - Washington, D. C., 8 de marzo de 1930) fue el vigésimo séptimo presidente de los EE UU entre los años 1909 y 1913 y presidente del Tribunal Supremo entre 1921 y 1930. Es la única persona en haber desempeñado ambos cargos.

Nacido en el seno de la familia Taft, una estirpe con larga tradición en el poder en Norteamérica, su padre, Alphonso Taft, fue un importante político republicano que desempeñó los cargos de secretario de la guerra y fiscal general. Educado en Yale, fue elegido en 1909 para presidente de los Estados Unidos, sucediendo en el cargo a Theodore Roosevelt. Durante su mandato el Congreso aprobó dos importantes enmiendas: la decimosexta, por la que se podía recaudar impuestos deduciéndolos directamente de la renta, y la decimoséptima, por la que se podía elegir directamente a los senadores.

Como curiosidad, el famosísimo despacho oval de la Casa Blanca fue diseñado por orden Taft en 1909. La decoración original incluía un parqué de cuadros, hecho con madera filipina, cortinas de seda y terciopelo y sillones tapizados con piel de caribú. El color dominante era el verde oliva. Un incendio en 1929 obligó a reconstruir por completo esa parte de la residencia presidencial durante el mandato de Edgard Hoover. Su sucesor, Franklin D. Roosevelt, optó por una remodelación que diera espacio a más funcionarios.