Las Provincias

Pinazo marca récord de visitas

Una persona observa los retratos de Pinazo que se exhiben en el Bellas Artes de Valencia. :: damián torres
Una persona observa los retratos de Pinazo que se exhiben en el Bellas Artes de Valencia. :: damián torres
  • El centro recibió 15.643 visitantes el pasado mes gracias a la exposición del pintor valenciano y a las actividades escolares

  • El Museo de Bellas Artes logra el mejor octubre de público de los últimos cinco años

«Queremos que la ciudadanía se vuelva a enamorar de Pinazo». La afirmación pertenece a Javier Pérez Rojas, experto en el artista de Godella, director de la Cátedra Ignacio Pinazo y cerebro artístico del Año Pinazo. En el Museo de Bellas Artes, donde el pasado 4 de octubre se inauguró 'Pinazo. La historia y el retrato: de la gran tradición al modernismo', la fascinación por el pintor de Godella comienza a dar sus frutos. El pasado mes fue el mejor octubre del museo valenciano en el último lustro, según fuentes de la pinacoteca. El número de visitantes que se adentraron en el museo valenciano ascendió a 15.643 personas, por encima de los últimos registros más altos (15.284, en abril 2015 y 15.346, en mayo de 2012).

El dato de público incluye tanto las visitas a la exposición de Pinazo y a la colección permante como los asistentes a las actividades orientadas a las familias y escolares. La «satisfactoria» cifra avala de forma cuantificable el tirón de Pinazo en el Bellas Artes donde Jaume I vuelve a reinar. Con motivo de la celebración del centenario de la muerte de Pinazo, el Museo del Prado cedió a la pinacoteca valenciana 'Últimos momentos del rey don Jaime el Conquistador en el acto de entregar su espada a su hijo don Pedro'. Nunca antes se había expuesto en Valencia. Pasó de los almacenes del Prado a tener un espacio privilegiado en el museo de la calle San Pío V. Como ha sostenido en varias ocasiones Javier Pérez Rojas, «simplemente por esta pieza vale la pena la exposición del Bellas Artes».

El impresionante lienzo se sitúa al final de una muestra que incluye, además, su cuadro hermano, el perteneciente a la Diputación y un conjunto de bocetos y dibujos sobre la pieza. 'Últimos momentos del rey', junto con otras cuatro piezas, han sido cedidas por el Museo del Prado para el centenario de Pinazo, como avanzó LAS PROVINCIAS en su edición del 20 de mayo de 2016. Las piezas prestadas son 'Estudio para los últimos momentos del rey don Jaime', 'Autorretrato con sombrero', 'La lección de memoria' y 'Autorretrato pintando, o joven con sombrero'.

Esta es la primera gran exposición bajo el mandato de José Ignacio Casar Pinazo, que asumió la dirección del museo en septiembre de 2015. Se da la circunstancia de que Casar Pinazo es bisnieto del pintor de Godella y, cómo no podía ser de otra forma, forma parte de la comisión organizadora del Año Pinazo, celebración que pretende reposicionar la figura del artista a través de múltiples actividades.

El Bosco regresa a Valencia

Otra obra que regresa a Valencia, al margen de las piezas de Pinazo, es el Tríptico de la Pasión, también conocido como el Tríptico de los Improperios, atribuido al Bosco. La obra, que formó parte de la exitosa exposición celebrada en el Museo del Prado con motivo del V centenario de la muerte del artista flamenco, volvió al Bellas Artes tras el fin de la muestra de Madrid, que concluyó el pasado 25 de septiembre. El tríptico, según fuentes del museo valenciano, se expone en la colección permanente.

El Tríptico de la Pasión se realizó en el taller del famoso pintor flamenco el Bosco. El cuadro fue pintado en vida del artista holandés. La obra, que pertenecía a la colección de la noble doña Mencía de Mendoza, permaneció allí hasta que fue trasladada al San Pío V coincidiendo con la desamortización de Mendizábal de 1840. Con la desamortización, el tríptico ingresó en el Museo Provincial, que estaba situado en el antiguo convento de El Carmen. De allí pasó al Bellas Artes de Valencia, donde se ha expuesto en sus paredes de forma habitual. En la década de los 90, los técnicos del museo valenciano restauraron la pieza.