Las Provincias

El MuVIM viaja de Valencia a Japón

  • Abren dos muestras sobre «contracultura» en Railowsky y estampa tradicional

El Museu Valencià de la Il·lustració y la Modernitat (MuVIM) realiza un viaje a través del arte desde Valencia --con una exposición que refleja la "contracultura" que desde hace décadas cultiva la librería-galería Railowsky-- hasta la belleza delicada de Oriente, en una muestra que permite ver por primera vez en la ciudad una gran colección de estampa tradicional japonesa original.

El museo ha presentado este jueves ambas selecciones en una rueda de prensa en la que han intervenido el director del MuVIM, Rafael Company; el jefe de Exposiciones, Amador Griñó; y los comisarios de los proyectos: Roberto Okinaka, encargado de 'Massao Okinaka. Mirar lo visible y lo invisible' y Juan Pedro Font de Mora, responsable de 'Railowsky underground'. Al acto han acudido también algunos de los fotógrafos que forman parte de esta segunda muestra, como el valenciano Joaquín Collado y Fernando Herráez.

Company ha mostrado su satisfacción por poder presentar dos iniciativas de esta calidad --"en días como hoy vale la pena ser el director del MuVIM", ha aseverado, al tiempo que ha invitado al público a "dejarse llevar" por la belleza y la emoción.

En 'Massao Okinaka. Milarar lo visible y lo invisible', que se exhibirá en la Sala Parpalló, los visitantes podrán descubrir la antigua tradición pictórica japonesa, aún hoy vigente, tanto en los continuadores de la escuela clásica como en manifestaciones contemporáneas en las que se puede rastrear su huella, como el manga. La presencia de la estampa nipona ha sido además de influencia clave en Occidente, con ejemplos en el impresionismo, la arquitectura o las artes decorativas, ha subrayado Amador Griñó.

La belleza, entendida también como honor, sacrificio y vida, es el motivo de inspiración de la colección, que reúne piezas tradicionales datadas desde 1832 y también una serie de obras escogidas de Massao Okinaka (Kioto, 1913-Sao Paulo, 2000), artista establecido en Brasil, que adoptó como patria al igual que la amplia colonia japonesa que emigró al estado americano tras un convenio firmado entre los dos países.

La erótica ilustración de primavera

Su hijo, Roberto Okinaka, es el comisario de una muestra que desvelará al público valenciano géneros como el 'ukiyo-e' (imágenes del mundo flotante), consistente en xilografías realizadas mediante troqueles y complejos procesos de fricción, o 'shunga' (ilustraciones de primavera), "finas" representaciones eróticas que se colocarán en un apartado abierto para mayores de 18 años o aquellos menores acompañados cuyos padres lo permitan.

Quienes se acerquen al MuVIM también podrán conocer el arte del 'sumi-e', la pintura en tinta, un intento de depuración cuyos elementos básicos, tal y como se ve en el pensamiento de Massao Okinaka, son la sencillez, el simbolismo y la naturalidad.

Por su parte, 'Railowsky underground' supone el punto de partida del proyecto '30x30' con el que el veterano espacio cultural valenciano conemmora sus 30 años de trayectoria mediante tres exposiciones. Tras la del MuVIM, en enero se presentará otra en La Nau de al Universitat de València y en marzo la tercera en la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politècnica (UPV).

Para abrir boca, Railowsky se instala en la Sala Alta del MuVIM con obras de 10 fotógrafos de gran prestigio, convertidos cada uno de ellos es una suerte de estaciones de metro interconectadas por imágenes y frases.

Diez fotógrafos de prestigio

Así, la exposición constituye un recorrido fotográfico por la producción de Jürgen Schadeberg, de quien se muestra la mítica instantánea de Nelson Mandela en la celda en la que estuvo preso; Cristina García Rodero; Xavier Miserachs, Cristobal Hara; Fernando Herráez, Joan Colom y Rafael Sanz Lobato, que se unen en esta nómina a "lo más destacado" de la fotografía valenciana del siglo XX: Francesc Jarque, José Miguel de Miguel y Joaquín Collado.

Todos ellos, ha explicado Juan Pedro Font de Mora, son representantes del documentalismo fotográfico, ya sea desde una visión social o antropológica, por lo que la muestra ofrece imágenes extraídas de la realidad del pasado siglo, desde la España rural a los barrios 'chinos' de Valencia y Barcelona.