Las Provincias

Obra de Javier Garcerá, ayer, en el Centro del Carmen. :: d. torres
Obra de Javier Garcerá, ayer, en el Centro del Carmen. :: d. torres

Garcerá recala en el Centro del Carmen tras dos décadas sin exponer en Valencia

  • La muestra 'Que no cabe en la cabeza' exhibe hasta el 22 de enero piezas de gran formato del artista valenciano

Valencia. El artista Javier Garcerá inauguró ayer en el Centro del Carmen de Valencia la exposición 'Que no cabe en la cabeza', un proyecto que supone su regreso la panorama expositivo de la ciudad de Valencia tras casi dos décadas y donde propone al espectador un juego de experimentación de los sentidos.

Planteada expresamente para la Sala Ferreres del Centro del Carmen, donde se exhibirá hasta el 22 de enero, la obra seduce al espectador y le propone un doble juego: por un lado reflexionar sobre qué es aquello que no cabe en la cabeza, que la razón no entiende, y por otro lado les invita a sentir, mediante el uso de la luz, como principio y fin del color, incluso con el sonido.

«Observado desde lejos, con una mirada rápida, parece que el lienzo sea monocromo», señaló ayer el autor, quien invita al espectador a detenerse, ante sus cuadros a mirarlos desde cerca, y a caminar alrededor de ellos «en la proximidad, si verdaderamente prestamos atención a la obra, descubrimos un paisaje que además varía según nos desplazamos en el cuadro, con el juego de la luz». «No quiero que mi obra se entienda, simplemente que se disfrute», apuntó el artista. Según el comisario de la muestra, Juan Bautista Peiró, «la obra de Garcerá es muy intimista, casi espiritual, que va desde el exterior, en sus primeras fases en las que todavía se observa el paisaje natural, hacia el interior: su obra habla de su propio trabajo como pintor».

Una instalación compuesta por tres grandes lienzos de seda de más de 5 metros de alto llenan la sala principal de la exposición como una arteria que une las diferentes etapas creativas del pintor. Con un montaje que respeta y que dialoga con la arquitectura de esta sala, la obra de Garcerá apela al diálogo directo con el espectador. Según el director del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, José Luis Pérez Pont, «con esta exposición Javier Garcerá vuelve a Valencia para exhibir el resultado de casi dos décadas de trabajo fuera de nuestra Comunitat, exponiendo tanto en el ámbito nacional como internacional. Trae experiencia y nuevos aires».

«La exposición ha permitido que un artista que ha labrado su carrera fuera de nuestra Comunitat, con gran éxito, tenga también en su tierra natal el reconocimiento que ese esfuerzo se merece», explicó Pérez Pont, quien aseveró que «la muestra de Javier Garcerá es un ejemplo de las futuras exposiciones que queremos que recalen en la Sala Ferreres, una de las más bellas que tenemos en Valencia, y a su vez una de las más complicadas por sus dimensiones y su singular arquitectura».