Las Provincias

Artistas, políticos y exdirectores acuden a la pinacoteca

El homenaje a Andreu Alfaro se convirtió ayer en el ejemplo de que el viejo y el nuevo IVAM pueden unirse para rendir tributo a uno de los nombres propios del arte valenciano. Artistas, políticos, exdirectores de la pinacoteca, amigos y familiares del escultor, no quisieron perderse la entrega del premio.

A Puig, Marzà y Cortés se unieron el presidente de Les Corts, Enric Morera; el conseller de Hacienda, Vicent Soler; el secretario autonómico de Cultura, Albert Girona; y la directora general de Cultura; Carmen Amoraga, entre otros representantes de la política valenciana.

También se acercó al museo el que fuera uno de los impulsores del IVAM y primer director, Tomás Llorens; y la exministra y extitular de la pinacoteca en sus primeros años, Carmen Alborch. El catedrático e historiador Román de la Calle; el responsable de la Fundación Martínez Guerricabeitia, José Pedro Martínez; o el exdirector del Consorcio de Museos, Felipe Garín, también asistieron al acto del reconocimiento. La cultura estuvo representada por miembros del Consell Valencià de Cultura, como el periodista Francisco Pérez Puche, o el vicepresidente de la institución, Ricard Bellveser, así como familiares y amigos de Alfaro, como sus compañeros y únicos artistas supervivientes del mítico Grupo Parpalló como Doro Balaguer y Monjalés.

Nacido en 1929, Alfaro es uno de los grandes exponentes españoles en el arte abstracto. Arrancó su carrera de un modo autodidacta hasta que en 1959 se integró en colectivo anteriormente mencionado y se decantó por una escultura muy vinculada a lo geométrico y a la arquitectura. Primero se dejó seducir por el metal y el aluminio y más tarde por el mármol. Los expertos vieron en sus creaciones claras influencias del constructivismo y de autores como Brancusi o Pevsner. Falleció en diciembre de 2012, dejando piezas en museos de todo el mundo y en las vías públicas de muchas localidades.