Las Provincias

Llega a los cines un documental rodado por los padres de un niño con síndrome de Down

madrid. Un bebé reptando por un sofá puede resultar tan épico como John Wayne cabalgando en Monument Valley. Sobre todo si el pequeño tiene síndrome de Down y cada nuevo progreso se celebra como un triunfo: alzar la cabeza, comer solo, hablar. 'La historia de Jan' cuenta qué sucede cuando unos padres descubren que su hijo es diferente. Y lo hace desde la verdad, con las imágenes tomadas por el padre desde el embarazo hasta que el niño tiene seis años. El resultado es un documental conmovedor que llega este viernes a los cines tras su paso por el Festival de Málaga.

Ese mismo día Jan cumplirá siete años y recibirá como mejor regalo contemplarse en una pantalla grande en su Madrid natal. «Ha visto la película muchas veces, es muy fan de sí mismo», cuenta su padre, Bernardo Moll. «Se enfada cuando acaba porque quiere que empiece otra vez. Jan ha nacido al lado de una cámara, para él es un juego». Bernardo, realizador y montador audiovisual, y su mujer, la actriz Mónica Vic, empezaron a tomar imágenes de su primer embarazo como tantas otras parejas. No sabían que después seguirían durante seis años plasmando su cotidianidad en una cinta que ya ha sido definida como 'el Boyhood a la española', en alusión al filme de Richard Linklater, que sigue a un chaval durante doce años.

Claro que 'Boyhood' es pura ficción y 'La historia de Jan' resulta dolorosamente cercana para cualquiera que haya sido padre. «No nos hicimos la amniocentesis (prueba prenatal para diagnosticar la presencia de defectos cromosómicos y genéticos)», reconoce el padre.

No hizo falta esperar al diagnóstico médico para saber que Jan era Down. Bernardo comenzó a escribir un blog como terapia personal. De ahí pasó a colgar grabaciones con los progresos de Jan, primero hechas con el móvil y después con una cámara profesional.