Las Provincias

Cristina Durán: «El cómic debe estar más presente en museos, pero es un proceso lento»

Cristina Durán muestra algunos de sus trabajos que expondrá en Pepita Lumier. :: damián torres
Cristina Durán muestra algunos de sus trabajos que expondrá en Pepita Lumier. :: damián torres
  • La ilustradora Cristina Durán, que inaugura 'Visibles' en Pepita Lumier este viernes, lamenta que es una lucha diaria conseguir que se valore el trabajo de los dibujantes

Cristina Durán (Valencia, 1970) inaugurará el próximo viernes la exposición 'Visibles' en Pepita Lumier. Ahora trabaja en una serie de cuentos infantiles sobre monstruos tradicionales valencianos, 'Els amics dels monstres', escritos por Francesc Gisbert y editados por Andana. En febrero de 2017, la editorial Astiberri publicará una edición integral de sus dos primeras novelas gráficas junto a Miguel A. Bou que incluirá cinco páginas inéditas y bocetos.

¿A quiénes da voz en 'Visibles' ?

A todas esas personas a las que normalmente no prestamos atención y a las que a menudo preferimos ignorar porque recuerdan verdades incómodas. Personas que no han podido elegir sobre sus vidas simplemente por nacer en circunstancias desfavorables. Personas que merecen ser vistas y escuchadas, todas ellas tienen nombre y apellidos. Ser consciente de la desigualdad creciente y de las injusticias que nos rodean me hace mantenerme activa en la denuncia, en la protesta. El arte llega donde muchas veces no llegan los informes, las cifras. El arte va directo a la emoción, te hace sentir, disfrutar, te hace pensar.

'Visibles' es una exposición biográfica, ¿no?

Sí, hay mucho de mí y de mi guionista (y algo más) Miguel A. Giner Bou. Hay páginas originales a lápiz y a tinta de nuestros dos primeros cómics, ambos autobiográficos, 'Una posibilidad entre mil' y 'La máquina de Efrén', en los que hablamos de discapacidad y adopción. También hay páginas de 'Ondas en el río', cómic que hicimos para el libro 'Viñetas de vida', promovido por Oxfam Intermón y que narra nuestra experiencia con los cooperantes en Nicaragua.

¿Cuáles son los trabajos inéditos de la exposición?

Es una colección nueva basada en mis cuadernos de viaje y mis fotografías. Hace tiempo que tenía la sensación de que se me habían quedado muchas cosas en el tintero, personas a las que había conocido y que me habían impresionado, de las que he aprendido mucho y que necesitaba que salieran del cuaderno o de las fotos. Estaban pidiendo hacerse visibles, por eso decidí sacarlas para la exposición. Y opté también por volver a algunas técnicas artesanales como el gouache, papel recortado y el cartón.

En el mundo de la ilustración, ¿cuál es la peor desigualdad a la que se enfrenta el artista?

La peor desigualdad son las condiciones laborales y cómo se trata en general a los ilustradores a la hora de pactar derechos de autor en los contratos. Es una lucha diaria conseguir que valoren tu trabajo como es debido y conseguir unas condiciones dignas de trabajo. Y respecto a género también hay desigualdad. La ilustración sufre un desnivel entre lo que cobran hombres y mujeres. Yo, afortunadamente, no he tenido grandes problemas por ser mujer, pero desde Colectivo de Autoras de Cómic compruebo que muchas compañeras sí los tienen.

¿La ilustración debe estar más presente en los museos?

Sí aunque creo que es un proceso lento, porque el cómic aún sigue siendo considerado por muchos un arte menor, pero yo soy optimista en este aspecto. Decía Chris Ware que «los cómics están apareciendo en las librerías como novelas y en los museos como arte». En Valencia la exposición 'Valencia, Línea Clara' del IVAM ha abierto un camino que ya no tiene vuelta atrás. Ahora hay que seguir luchando para que estas iniciativas sigan aumentando. También es digno de mención el trabajo de los editores, libreros y las galerías, que hace tiempo ya están valorando la ilustración como se merece. El hecho de que hayan aparecido galerías especializadas, como Pepita Lumier en Valencia, abre un horizonte que muchos de nosotros no habíamos imaginado.

- ¿Por qué no se articula en un discurso cultural respecto al cómic con apoyo de las instituciones?

El buen momento del cómic valenciano, tanto por la larga tradición como por los autores emergentes, desembocará en un entendimiento entre los creadores y las instituciones. El camino nunca es fácil, pero veo que se han abierto algunas ventanas. Lo que sí me parece muy importante articular, cuanto antes, es un pacto de Estado por la Educación por parte de todos los partidos políticos. No podemos permitir que se sigan reduciendo las horas de plástica, música y filosofía. Si las próximas generaciones que llegan no han tenido la oportunidad de desarrollar su creatividad y de aprender a apreciar y a respetar la cultura, estamos perdidos, no sólo los artistas, sino la sociedad entera.