Las Provincias

Padrazo. «Se me parte el corazón si estoy 15 días sin ver a mis hijos». :: e. c.
Padrazo. «Se me parte el corazón si estoy 15 días sin ver a mis hijos». :: e. c.

Miguel Bosé: «Sigo siendo muy huracanado»

  • «Abstenerse es lo más sensato que ha hecho el PSOE en mucho tiempo», afirma el cantante

Ni el más imaginativo de los videntes habría sido capaz de predecir que a sus 60 años el deseadísimo Miguel Bosé viviría en Panamá como padre soltero de cuatro niños nacidos de un vientre de alquiler. Pero la realidad supera la ficción. Bosé está pletórico en su papel de 'papito', más creativo que nunca y con un disco acústico, 'Unplugged', que ya es número uno en el 'hit parade'. Además, le han dado un Ondas.

¿Los premios le afectan a estas alturas?

Siempre son bienvenidos porque responden a un trabajo y son compartidos con los equipos, sin los cuales poco podría hacer yo.

Entonces le parecerá bien que Dylan recoja el Nobel.

Ese Nobel está mal dado, así que no me parece bien que lo recoja. Con ese mismo criterio, erróneo, yo antes se lo hubiese dado a Leonard Cohen.

Deduzco que jamás aceptaría usted un Nobel de Literatura.

No. Ni iría a recogerlo. Me parecería una barrabasada, una falta de respeto hacia los escritores y literatos de verdad.

¿De qué se ha desenchufado?

Cuando cumples 20 dejas atrás el pavo, la tontería. Y según va pasando el tiempo vas haciéndote más resumido, más lúcido, más pragmático. Cosas que para mí a los 30 tenían una importancia vital ahora me parecen frivolidades. Y en los próximos 10 años irán derribándose muchos otros muros. Me gusta cumplir años, días, horas... Porque te haces de un bagaje, de unas experiencias que son espectaculares. A medida que he ido cumpliendo años he ganado en todo. Creo que he entendido muy bien mi profesión y también el tipo de vida que me ha tocado vivir. Lo he sabido optimizar.

¿Sigue igual de eléctrico o ahora es más acústico?

Sigo muy huracanado, muy entusiasta. Y desde la paternidad mucho más. No sé qué me ha pasado pero en estos últimos cinco años estoy atravesando una etapa increíble. Jamás había tenido tanta actividad creativa.

Quizá se deba a que vive con cuatro niños pequeños.

Puede ser. Ellos te mantienen el músculo de la imaginación bien vivo.

¿Panamá le resulta más seguro, más rentable?

No. A ver... Me he venido a vivir aquí por una razón familiar. Mi mercado ha estado siempre en América. En el momento en que nacen los niños, más de quince días sin verlos ya se me partía el corazón. Decidí que eso no podía ser. Tenía que hacer algo para dar un equilibrio a mi carrera y a mi condición familiar. Busqué un lugar y el lugar mejor conectado es Panamá. Me ha dado una gran calidad de vida.

Pues su madre ha vuelto de allí quejándose del calor y la humedad...

¿Sí? je, je... Pero ejerce muy bien de abuela, una figura muy importante para mis hijos. Está encantada de que la asedien, la molesten y la invadan.

Volviendo a Panamá... ¿Cómo ha visto la abstención del PSOE desde la distancia?

A mí no me gusta nada que gobierne Rajoy, pero tampoco había otra opción. Ir a terceras elecciones habría sido un insulto para los votantes. Abstenerse es lo más maduro que ha hecho el PSOE en mucho tiempo. Ahora se trata de hacer una buena oposición. Pero que conste que hay gente del PP, como Cristina Cifuentes en Madrid, que está haciendo un trabajo moderno, espléndido, de una derecha centrada.

¿Con Carmena tiene 'feeling'?

También. Me he reunido con ella y con Cifuentes con motivo de la próxima Gala Sida que estoy organizando en Madrid para el 21 de noviembre. Las dos han apoyado a tope la iniciativa. Carmena me parece una mujer muy sólida, muy cabal. Una extraordinaria líder que sabe escuchar. Y Cifuentes también. Yo a Carmena y a Cifuentes les digo ¡bravo!