Las Provincias

Cómo se saltaba Consuelo Císcar la normativa de contratación en el IVAM

Consuelo Císcar, el día en que abandonó el IVAM en abril de 2014. :: jesús signes
Consuelo Císcar, el día en que abandonó el IVAM en abril de 2014. :: jesús signes
  • Intervención señala irregularidades en los expedientes a comisarios y coordinadores de exposiciones

valencia. Durante los años 2004 y 2008, los primeros de Consuelo Císcar al frente del IVAM, los gastos contabilizados en la cuenta 'Comisarios de exposiciones' ascendieron a 1.252.281 euros. La Intervención General de la Generalitat ha analizado los contratos que se les hicieron a estos, además de a otros colaboradores en tareas de coordinación de exposiciones, y ha detectado algunas incidencias. Así se señala en las conclusiones del informe realizado sobre la gestión de la anterior directora en el museo y que, tal y como adelantó en exclusiva ayer LAS PROVINCIAS, revelan una etapa plagada de irregularidades y mantienen las sospechas acerca del buen uso de los fondos públicos en la institución.

Los expedientes de contratación de los comisarios contienen únicamente el contrato celebrado entre estos y el IVAM. El organismo auditor ha verificado que en los acuerdos de importe superior al límite fijado por la normativa para acudir al contrato menor (adjudicación directa a un empresario) no se ha tramitado el expediente previsto en la normativa de contratación. No se deja constancia en el expediente de que se haya realizado un estudio o análisis previo para determinar el precio del contrato más conveniente para los intereses del IVAM, atendiendo al precio general del mercado. En los contratos analizados los honorarios a percibir por los comisarios varían desde los 6.000 hasta los 100.000, sin que se indique el baremo.

Las conclusiones, que ya han sido puestas a disposición de la juez, señalan otros casos de contratación dudosos. El informe cita dos facturas de 12.000 euros abonadas a Jorge García Vallés para la coordinación y dirección del montaje de exposiciones internacionales. La primera de ellas es para realizar estas labores en la muestra sobre Equipo Crónica en Bogotá, México y Cuba. La segunda es para hacerlo en las exposiciones 'Miradas españolas sobre la experimentación en la colección fotográfica del IVAM' en China, la Colección fotográfica del IVAM en Brasil y 'Crónica de papel' en República Dominicana. En ambos casos consta un escrito de la jefa del área técnico-artístico informando de la ausencia de medios propios para llevar a cabo estas tareas, indicando la necesidad de contratar a García Vallés.

Cada una de esas facturas no superan el límite previsto para acudir al contrato menor, fijado en hasta 12.020 euros. No obstante, el organismo auditor indica que lo que interesa en este caso «es verificar si en el momento de aprobar el primer gasto el órgano de contratación era sabedor de que se trataba de una necesidad recurrente y, por tanto, se estaba incurriendo en un fraccionamiento indebido del objeto de contrato».

Tras exponer la doctrina relativa a este asunto concluye que el nivel de previsión exigible que corresponde a todo órgano de contratación diligente exige haber previsto que se trataba de una «necesidad recurrente que no se limitaba al gasto inicialmente contratado, sino que, de manera previsible incluía otras exposiciones a celebrar en el extranjero pocos meses después». En este sentido se ha verificado que García Vallés desempeñó tareas vinculadas a otras muestras realizadas en el extranjero no relacionadas en el objeto de ninguno de estos dos contratos. Así constan propuestas de gasto realizadas en relación con las exposiciones Julio González en el exterior, Carmen Calvo/Francisco Brines y La Alquimia de los Herreros. «Nos encontramos ante un supuesto de fraccionamiento del objeto del contrato con la finalidad de disminuir la cuantía del mismo y eludir así los requisitos de publicidad o los relativos al procedimiento de adjudicación que correspondan, no admitidos por la Ley», explica.

No es el único caso con el que se explica cómo se saltaba el IVAM de Císcar la normativa de contratación. Así se señala que se ha verificado que el 4 de abril de 2008 el IVAM contrató a Miguel Ángel Sazatornil Lavilla los servicios para la Coordinación Cultural y la Gestión de Espacios Expositivos para el IVAM en Asia por un importe de 71.000 euros, habiéndose constatado que en el museo «no consta ningún procedimiento de licitación y adjudicación para la prestación de dicho servicio». Cabe destacar que en el informe definitivo de control financiero de junio de 2015 se verificó que durante los años 2009, 2010 y 2011 el IVAM contrató con esa misma persona los servicios de coordinación cultural y la gestión de espacios expositivos para el IVAM en Asia por un importe total de 213.000 euros. «No constaba ningún procedimiento de licitación y adjudicación para la prestación del servicio», señalan las conclusiones. «El pago del precio del contrato se realizó antes de la fecha de fin del mismo. Esta irregularidad se detecta y se pone de manifiesto por el personal del IVAM en el propio documento de tramitación del gasto», apunta. «El IVAM no ha aportado documentación justificativa de los servicios prestados por el contratista», añade.