Las Provincias

La Universitat rinde su último homenaje al artista Joaquín Michavila

El rector Morcillo entrega la medalla a los familiares del artista. :: lp
El rector Morcillo entrega la medalla a los familiares del artista. :: lp
  • La institución otorga la medalla a título póstumo al pintor, que falleció el pasado agosto, y estrena el documental 'Mestre de mestres'

valencia. La Universitat de València (UV) otorgó ayer la medalla, a título póstumo, al pintor Joaquín Michavila en un acto celebrado en el Jardín Botánico durante el cual se estrenó el documental 'Michavila. Mestre de mestres'. El artista, quefue catedrático de la universidad y un referente del movimiento abstracto, murió el pasado 21 de agosto a los 90 años de edad.

Durante la sesión, Antonio Aragonés Michavila, nieto del artista, presentó el documental, producido por el Taller de Audiovisuales de la Universitat de València, que fue proyectado a continuación. Posteriormente intervinieron el subsecretario de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Josep Joan Vidal, y el rector, Esteban Morcillo.

Vidal destacó la vinculación de Michavila a la UV y a la Comunitat Valenciana, inspirándose en sus paisajes y sacando «todos los matices». La obra de Michavila, en palabras de Vidal, «nos hace más grandes como pueblo».

El rector, por su parte, recordó la larga e intensa vinculación del artista con la universidad. «La universidad que hoy disfrutamos es gracias a personas como Michavila», afirmó Morcillo, que rememoró que fue un gran docente e investigador, un embajador de la cultura, un innovador y un «hombre renacentista».

Joaquín Michavila (L'Alcora, 1926 - Albalat dels Tarongers, 2016) fue catedrático de Didáctica de la Expresión Plástica de la antigua Escola Universitària de Magisteri de la Universitat de València, así como uno de los artistas valencianos más relevantes del arte contemporáneo. Formado como Maestro, completó sus estudios con la licenciatura en Bellas Artes, ejerciendo la docencia en la Universitat de València entre los años 1966 y 1991. Su actividad docente e investigadora la combinó con una trayectoria artística paralela.

Desde inicios de la década de 1950 su producción pictórica, extensa, experimentó una constante evolución personal y artística que plasmaba sus inquietudes conceptuales y emocionales, convirtiéndose en un referente de la abstracción pictórica valenciana con proyección internacional.

En el ámbito universitario dirigió el Departament de Didàctica de l'Expressió Musical, Plàstica i Corporal, e impulsó el primer laboratorio de audiovisuales de la Universitat de València, creando un grupo de experimentación denominado Mirall.

Académico de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, presidió esta institución artística, de la que fue Académico de Honor. También fue miembro del Patronato Martínez Guerricabeitia de la Fundació General de la Universitat de València.

Recibió la Distinción al Mérito Cultural de la Generalitat Valenciana, la Medalla de Oro de la ciudad de Valencia y el Premio de las Artes Plásticas.