Las Provincias

La pintura y el dibujo, relegados en los museos de la Comunitat

Una exposición de escultura de Sebastià Miralles en el Centro del Carmen. :: J. montañana
Una exposición de escultura de Sebastià Miralles en el Centro del Carmen. :: J. montañana
  • El Consell Valencià de Cultura denuncia la «inadecuada relevancia y representación» de estas disciplinas en las pinacotecas

valencia. El Consell Valencià de Cultura (CVC) quiso poner ayer el foco sobre la presencia del dibujo y la escultura en los museos de Bellas Artes. La conclusión a la que llega el informe aprobado por el ente es que ambas disciplinas tienen una «inadecuada relevancia y representación» en las pinacotecas «y en el caso concreto de nuestra Comunitat, aún habiendo excepciones».

Así de contundente es el documento, que recomienda, entre otros aspectos, la potenciación de gabinetes de dibujo «debidamente acondicionados» en los centros expositivos; un «mayor esfuerzo pedagógico en el planteamiento de la ubicación» de la escultura en los museos «ya que no siempre es la adecuada»; y la necesidad de «hablar y razonar más extensamente en los programas didácticos sobre el dibujo y la escultura con el fin de formar al público en estos apartados de las Artes».

En esta línea, la falta de visibilización de estas modalidades en los espacios públicos puede llevar, según los consejeros del CVC, «a una concepción parcial y deficitaria del discurso de las artes plásticas de parte de sus procesos creativos, de los distintos conceptos de interpretar la realidad que circunda al hombre y sus distintas sensibilidades».

Pese a que el informe habla de excepciones -aunque no las especifica- los impulsores del texto advierten «con preocupación» que en los museos de Bellas Artes «y específicamente en los de nuestra Comunitat (salvo excepciones)» la exposición de ambas disciplinas «sobre todo respecto a la obra de los siglos XX y XXI es insuficiente».

En lo que se refiere al dibujo, los consejeros del ente señalan que entre las causas de esta invisibilidad se encuentran el hecho de que esta técnica sea «frágil e inestable en su conservación»; que su representación sea monocolor, lo que hace que su análisis y comprensión sea más complejo; la creencia de que es sólo un proceso al servicio de un fin, es decir, un puente entre la idea y la obra terminada; o que para el gran público su «aparente sencillez técnica hace que el dibujo parezca un arte menor».

En el caso de la escultura, asevera que su escasa influencia viene de la mano de aspectos como el esfuerzo que el espectador ha de realizar para traducir el arte que se presenta ante sus ojos; que su proceso técnico requiera de un mayor esfuerzo físico por parte del artista, lo que hace que la dedicación por parte de los futuros creadores sea menor; o las limitaciones que supone la práctica escultórica, tanto conceptuales como técnicas. Como consecuencia, revelan su poca influencia desde el siglo XIX. Además, instan a a que en las Enseñanzas medias y en las Facultades de Bellas Artes se potencien más ambas técnicas.

Este informe se aprobó ayer aunque el consejero José María Lozano mostró su disconformidad con el texto y emitió su voto particular en contra del mismo.

Por otra parte, el CVC aprobó también un documento sobre la recuperación y el uso del Monasterio de San Jerónimo de Cotalba, en la localidad de Alfahuir. En él se destaca que su proceso de restauración sigue un ritmos satisfactorio y que la gestión de la propiedad por parte de la familia Trenor es «muy adecuada».

En el orden del día, el CVC aprobó otorgar la Medalla de Honor a la musicóloga Teresa Oller. Al homenaje, que se celebrará el 30 de noviembre, se han sumado otras instituciones como la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), la Real Academia de Cultura Valenciana (RACV) o la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos.