Las Provincias

«Queda mucho por restaurar en Valencia y la política no debe influir»

La técnico superior en Restauración Greta García, trabajando es su método científico que detecta falsificaciones de Modigliani :: LP
La técnico superior en Restauración Greta García, trabajando es su método científico que detecta falsificaciones de Modigliani :: LP
  • La técnica superior en Restauración Greata García ha creado un método científico para autentificar la obra de Modigliani y detectar las falsificaciones

Un máster le cambió la vida. Centrada en la restauración valenciana por la «cantidad de patrimonio que tenemos todavía por cuidar», Greta García comenzó a adentrase en el mundo de la autentificación de las obras de arte. Las falsificaciones, cada vez mejor hechas, mueven millones y ella quiere pararlo. Un día llegó a su vida un Modigliani falso y diez años después ha creado un método científico exclusivo capaz de detectar la veracidad de esas obras. Sus apuntes plasmados en una tesis empiezan a recorrer ya todo el mundo.

- No hay ningún cuadro de Amedeo Modigliani entre las obras públicas españolas, entonces, ¿cómo llega a su vida y da comienzo este trabajo de diez años?

- Cierto, nunca interesó en España. Pero hace diez años al hacer un máster de tasación y valoración de obras de arte, los familiares de una amiga se pusieron en contacto conmigo porque llevaban 30 años intentando averiguar si un cuadro que tenían era un verdadero Modigliani o no. Autentificarlo era complicado porque no existen casi expertos en él. A partir de ahí comenzó mi aventura. Viajé a Roma porque en la Galería Nacional de Arte hay uno parecido. Inicié mis análisis e investigaciones y me di cuenta de lo complicado que era autentificar a a este artista y la cantidad de obras falsificadas que existían, entre ellas la de estos amigos. Me puse a estudiarlo en profundidad con la tesis y ya me empezaron a llamar de todas partes del mundo por las que está dispersa la obra del pintor

- ¿En qué consiste esta técnica revolucionaria a nivel internacional? ¿Ha sido clave el avance de las nuevas tecnologías para poder llevarla a cabo?

- Se basa en los minuciosos estudios artísticos, estéticos y fundamentalmente científicos de la obra auténtica de Modigliani, para luego por el método de comparación cotejarlos con otras piezas dudosas. La última tecnología siempre ayuda, hemos empleado técnicas como la fluorescencia visible con radiación UV; examen con radiación infrarroja; radiografías o técnicas de separación cromatográficas. Pero lo que ha permitido que esta tesis saliese adelante es el cambio de mentalidad. Poco a poco la ciencia adquiere relevancia en el arte y los historiadores conservadores ya no tienen la última palabra. Esto es sólo el principio de la incursión de los métodos científicos en este mundo.

¿Qué ha supuesto esta tesis en su carrera en el mundo del arte?

Ha puesto en valor mi trabajo de más de 10 años y de rebote el de los valencianos que trabajan fuera, porque a pesar de ser temas con más valor internacional, importa que lo haya hecho una persona de la tierra y se nos reconoce. Ahora, se ha puesto en contacto conmigo mucha gente del extranjero, por eso quiero publicar las informaciones en revistas especializadas de todo el mundo y así ver si me dan alguna beca para irme fuera. Todavía se puede seguir estudiando mucho más. De momento sigo aquí colaborando con el grupo de patrimonio de la policía autonómica de la Comunitat Valenciana para seguir la pista de obras falsas. Yo asesoro en las fases de análisis que emplean: por datación, por el conocimiento de pinturas y de materiales utilizados y así me he metido en el mundo de la autentificación, donde a nivel particular me contactan de todas partes.

-Su otro mundo es la restauración, los retablos del Gótico Internacional del Bellas Artes o la imagen de la Virgen de los Desamparados. ¿Queda todavía mucho patrimonio por restaurar en Valencia?

- Claro, porque tenemos tanto... Lo que pasa es que los últimos años se está restaurando sin coherencia, siguiendo una corriente política u otra. Antes se trabajaba sobre lo eclesiástico y ahora más sobre lo civil. Pero el patrimonio es de todos, es nuestra historia. Queda mucho por restaurar y la política no debe influir. Hay que crear un plan de intervención con unas prioridades establecidas.

¿Debería por tanto la Generalitat invertir más en esta causa?

Siempre se debería invertir más pero claro los tiempos son los que son. Pero sí se debería hacer una investigación del Inventario General de Patrimonio de la Generalitat, para revisar el estado de conservación de todo el patrimonio y priorizar en lo que hay que intervenir. La institución lo empezó pero se paralizó y ahora el nuevo gobierno tampoco lo retoma, aunque dicen que entra en sus planes. Con ese proyecto se estaría restaurando mucho más ahora y se daría trabajo a más gente. A pesar de ello, contamos con un Instituto de Conservación y Restauración muy bien valorado a nivel internacional y hay que seguir por ese camino.