Las Provincias

Escalante y Musical, fusión urgente

María Oliver, Rosa Pérez Garijo y Josep Policarpo, ayer, en el TEM. :: damián torres
María Oliver, Rosa Pérez Garijo y Josep Policarpo, ayer, en el TEM. :: damián torres
  • Las catas continúan en el teatro de la Diputación, que carece de un plan de reforma

  • Un convenio con el Ayuntamiento garantiza el proyecto escénico de Josep Policarpo, pero se desconoce qué trabajos se realizarán para abrir la sala y quién las pagará

«El proyecto teatral del Escalante no se limita al edificio de la calle Landerer». Lo dijo primero Josep Policarpo, responsable artístico del Centro Teatral Escalante. Lo remarcó después Rosa Pérez Garijo: «No se me pasa por la cabeza que el proyecto del Escalante deje de existir. El teatro va más allá del inmueble». Ambos resaltaron ayer que la programación no peligra, de ahí que se haya firmado un convenio con el Ayuntamiento de Valencia para poner negro sobre blanco la colaboración entre la Diputación y el Consistorio. Es una fórmula habitual en la gestión compartida de espacios culturales, como bien conoce Pérez Garijo, quien la aplica al teatro Principal, donde participa el Institut Valencià de Cultura (IVC).

Al margen de cambios en el calendario ('Las aventuras de T. Sawyer', de La Teta Calva, se debería haber estrenado el pasado lunes en el Escalante y lo hará el 8 de noviembre en el TEM) y los ajustes de contenido ('Biblioteca de cuerdas y nudos', de José Antonio Portillo, abrirá la temporada el 2 de noviembre en el MuVIM en lugar del Escalante), las dudas se ciernen sobre el futuro de la sala de la calle Landerer, cerrada desde el 5 de octubre por desprendimientos y después de que el informe del arquitecto determinara el uso del patio de butacas.

Los contenidos del Escalante no peligran. Se ha firmado un convenio, vigente desde ya y hasta el 30 de marzo, «pero prorrogable a más meses», matizó la concejal María Oliver. El acuerdo dota de seguridad jurídica y económica a la programación del Escalante, que se fusiona con el TEM. «Se han hecho buenos encajes. Se ha trabajo a tiempo», agregó Oliver. Si al final de temporada hubiera «gastos de más por la sobreutilización del TEM se realizará una liquidación», añadió la edil.

La diputada de Teatros desconoce si el propietario del edificio, una comunidad religiosa, asumirá el coste de las obras porque tal respuesta, dijo, corresponde darla a los servicios jurídicos de la Diputación, ni cuánto durarán ni en qué consistente, porque, añadió, es una cuestión que compete a Patrimonio. A día de hoy no hay plan de reforma porque, explicó, todavía continúan haciéndose catas. «Las obras se van a llevar adelante de una manera o de otra», enfatizó Pérez Garijo. Públicamente nadie ha planteado la rescisión del contrato con el dueño del Escalante.

Mujeres valientes

El Escalante presentó ayer 'Les aventures de T. Sawyer', una adaptación de los textos de Mark Twain coproducida por La Teta Calva y la Diputación. Este montaje de gran formato se inspira en el clásico de Twain pero introduce algunos cambios, por ejemplo, no es Tom, sino Tomasa. La modificación prevé «visibilizar la valentía de las mujeres» poniéndolas en los roles centrales, explicó Xavo Giménez, quien dijo estar harto de que los protagonistas sean hombres. Giménez tildó de «tiempo de zozobra» los días en los que se decidió cerrar el Escalante y trasladar la obra al TEM, pero enfatizó «la rapidez de las administraciones». El cambio de escenario, puntualizó, no afecta a la obra que encaja perfectamente en las tablas del Cabanyal. La pieza reivindica que «los niños de hoy en día necesitan jugar más, pero jugar tirados en la alfombra o al aire libre imaginando ser piratas».