Las Provincias

El Teatre Lluerna baja el telón

La sala Teatre Lluerna ha echado el cierre definitivamente. :: irene marsilla
La sala Teatre Lluerna ha echado el cierre definitivamente. :: irene marsilla
  • La crisis obliga a clausurar tanto el espacio de Benimaclet como la compañía escénica, que se fundó en 1989

  • Es la segunda sala que cierra en Valencia en menos de 15 días junto al Escalante

valencia. Muy malas noticias para la cultura si, en menos de 15 días, dos teatros cierran en la misma ciudad. Pero así ha sido. El Teatre Lluerna, una sala situada en el barrio de Benimaclet, ha bajado el telón definitivamente. También lo hizo hace dos semanas el Teatre Escalante, otro espacio mítico orientado al público infantil, que fue clausurado por deficiencias en su estructura y riesgo de desprendimientos.

Aunque en el caso del primer escenario, según fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS, desde hace seis años las cosas no funcionaban bien. La falta de ayudas, de público y la crisis han obligado a su responsable, Josep M. Beltrán, a echar el cierre no sólo del espacio sino también de la compañía. «Son malos tiempos para el sector. Los últimos seis años han sido complicados», confesó ayer a este periódico Josep M. Beltrán. Tanto es así que el espacio ya está con la persiana bajada desde hace días y sólo queda sacar los objetos para dejarlo vacío. Tiene de fecha hasta finales del mes de noviembre para abandonar el bajo.

Lluerna Teatre, fundada en 1989 por Beltrán y Rosa Navarro, estaba especializada en teatro de marionetas. Su último espectáculo ha sido 'Sal de mar'. Es más, según Beltrán, tenía firmados tres contratos esta temporada que ya ha rescindido. «Tras 30 años de profesión ha sido muy duro», aseveró. En 2012 abrieron la sala situada en la calle Poetas Anónimos del barrio de Benimaclet. Tras cuatro años, la crisis ha acabado arrasando con el proyecto. «No somos ni la primera ni la última compañía en cerrar. No hay ayudas. El gobierno anterior se encargó de machacar y, el de ahora, se ha encontrado un agujero que no le permite tener dinero», dijo Beltrán.

Este cierre se suma al del Escalante, dependiente de la Diputación de Valencia. Un informe del arquitecto provincial, en el que se alertaba de riesgo de desprendimientos en el edificio, aseguraba que «no debe utilizarse el patio de butacas y las gradas del teatro hasta que no se realice la reparación estructural necesaria». La clausura llegaba a 12 días de iniciar la temporada del centro teatral infantil con 'Les Aventures de T. Sawyer', que se hubiera estrenado ayer mismo.

Después, se anunció que la temporada se trasladaría al Teatre el Musical (TEM). Aunque más tarde se ha sabido que será el MuVIM el que dé inicio a la oferta cultural del Escalante el próximo 2 de noviembre con 'La Biblioteca de cuerdas y nudos'. Esta representación inaugurará la que es la 32 temporada del escenario situado en la calle Landerer.

Sin embargo, y pese a que las instituciones públicas han celebrado el buen encaje que se ha producido a la hora de fusionar la cartelera del TEM con la del Escalante, algunos cabos sueltos han quedado en el tintero. «No me aventuro a decir si los fines de semana se mantendrá la programación del Escalante», contestaba así la concejala de Acción Cultural, María Oliver, a los interrogantes que surgidos tras el traslado de la cartelera. Es ahí donde está la clave del asunto. Por una parte, el Teatre el Musical ofrece íntegramente su programación de viernes a domingo. Entre semana organiza talleres y actividades que sí se pueden complementar con la cartelera del Escalante. Sin embargo, los sábados y los domingos, las cosas se complican. Tanto que Oliver se aventuró a decir durante la presentación de la oferta cultural del escenario que «aún se está estudiando».