Las Provincias

«Hay muchas niñas que nos han visto en los Juegos y quieren hacer rítmica»

  • Alejandra Quereda destaca la trascendencia de la plata y Elena López subraya: «Hacía 20 años que España no lograba una medalla olímpica»

Alejandra Quereda (Alicante, 1992) y Elena López (Turís, 1994) son dos de las cinco gimnastas que hicieron historia en Río. Ambas han tenido que retar a las lesiones para lograr una medalla olímpica en rítmica que se le ha resistido a España durante dos décadas.

¿Qué supone el Premio Valencianos para el Siglo XXI?

(Alejandra) Es un orgullo que se reconozca nuestro trabajo, quiero agradecérselo al periódico.

(Elena) La verdad, es todo un honor para nosotras. Notamos que poco a poco se va reconociendo nuestro trabajo y que sea en mi ciudad me satisface mucho más.

¿Ha puesto en el mapa la gimnasia rítmica la medalla de Río?

(A) Sin duda. Llevamos haciéndolo en los últimos años, desde 2013 han sido pocas las veces que nos hemos bajado del podio. Es verdad que a nivel mediático una medalla olímpica no tiene comparación.

(E) Hemos hecho historia con la medalla, es la última que nos faltaba. Creo que sí, hacía 20 años que no se conseguía y ha costado mucho tiempo de entrenamiento.

¿Merece la pena todo el sacrificio? ¿Volverían a hacerlo?

(A) ¡Claro que sí! Hay momentos malos pero luego te queda lo bueno, el resto se olvida.

(E) Sí. En Río no estábamos pensando en la medalla. Sabíamos que si lo hacíamos bien teníamos posibilidades, fuimos con la mentalidad de disfrutar y creo que por eso también salimos tranquilas.

¿Va a servir esta medalla para animar a futuras generaciones?

(A) Por supuesto. Nos ha visto mucha gente en los Juegos, y son muchas las niñas que quieren imitarnos y hacer nuestro deporte. Lo estamos percibiendo desde que hemos regresado de Río.

(E) Pienso que sí. La gimnasia es un deporte muy bonito y en realidad hay muchas niñas que lo practican. Después de los Juegos y de que se le está dando más publicidad, creo que se animarán.

¿En qué ha cambiado su vida la plata olímpica?

(A) La verdad es que no ha cambiado mucho. Sigo siendo la misma, ¿eh? Es cierto que con muchísimos compromisos. La agenda está más apretada todavía. Intento disfrutar cada minuto. Si pienso en la semana que viene, me agobio.

(E) Seguimos siendo las mismas de antes. Como currículum y mérito propio nos faltaba esa medalla, pero tampoco nos ha cambiado el día a día. Ahora sí que tenemos unos cuantos eventos a los que acudir.

¿Tiene decidido si va a seguir? ¿Puede llegar a Tokio?

(A) Ahora mismo sólo quiero pensar en el presente, el futuro ya lo veremos. Mi objetivo es disfrutar esto y luego tendré que operarme por una lesión en la cadera que llevo arrastrando dos años. Tampoco puedo plantearme lo que haré dentro de seis meses, supongo que todavía estaré convaleciente.

(E) Por ahora sólo estamos pensando en disfrutar de este momento, en intentar exprimirlo al máximo. Luego ya empezaremos poco a poco, a recuperarnos de las lesiones y a volver a la rutina. Tokio queda muy lejos, y desde Londres no nos gusta ponernos objetivos a tan largo plazo. Preferimos ir año a año, porque si no se hace muy pesado.

Tras la medalla olímpica, ¿qué retos le quedan por cumplir?

(A) La verdad, en estos momentos no los tengo, ya me los pensaré. Ahora he cumplido los que me había marcado. Creo que ni siquiera me había planteado estar en el podio olímpico. Siendo realistas no era nada fácil y lo hemos conseguido.

(E) La gimnasia me ha dado mucho y es por eso por lo que todavía lucho, por representar a mi país y por mejorar con el equipo.

En los Juegos se dijo que las rusas cometieron un fallo y que si los jueces lo hubiesen valorado, España habría sido oro. ¿Les queda ese regusto amargo pese a la plata?

(A) Para nada. Ellos decidieron que éramos la plata y nosotras, tan contentas. A quien no conoce este deporte le cuesta creerlo, pero nosotras llevamos toda la vida con esto. Son cosas de la rítmica.

(E) Nosotras íbamos a hacerlo bien, una vez lo has hecho, el resto ya no depende de ti. Estábamos contentas por hacer el ejercicio lo mejor posible. Sí que te da rabia porque pudo ser un oro olímpico, pero esta plata nos sabe también a oro.

¿Qué le diría a una niña que empieza en la gimnasia rítmica?

(A) Lo más importante es que se divierta. Que lo haga porque lo haya elegido ella y porque le guste.

(E) Sobre todo que disfrute. Le diría que es un deporte muy bonito y que, si es lo que realmente le gusta, lo haga con ilusión. Requiere sacrificio, pero merece la pena.