Las Provincias

Bienvenidos al mundo de Pablo

Pablo Carbonell y José Tortosa, a su llegada a Valencia. :: Molines
Pablo Carbonell y José Tortosa, a su llegada a Valencia. :: Molines
  • Carbonell «se desnuda» ante el público valenciano para interpretar en el escenario del teatro Talía su propia vida

Horas antes del estreno nacional celebrado en Valencia, Pablo Carbonell todavía no estaba seguro de cómo iba a reaccionar al volverse a encontrar con tantos sentimientos y vivencias del pasado. La obra 'El mundo de la tarántula' deja al artista «desnudo» íntegramente ante el espectador. «Hago una entrega total sin ningún elemento que pueda amortiguar el golpe. Es algo íntimo», así se siente el artista al convertirse en el actor protagonista de su propia vida.

El polifacético Carbonell publicó este mes de marzo un libro autobiográfico de Blackie Books, que repasa su infancia, sus primeros trabajos, las personas que le importan, las ciudades por las que ha pasado y lo que espera de la vida. Ya en ese momento sintió «pudor al verlo publicado» y ahora, pasa a sentirse «en carnes abiertas» al poner su vida también en escena. Una adaptación «sin adornos ni celofán», tan sólo Pablo en estado puro. Que junto a la dirección de otro gaditano, José Tortoso, consigue subir al público en una auténtica montaña rusa.

Tras 40 días de ensayos y constantes retoques, la representación ha pasado de las 374 hojas del libro, a las 47 que tiene el libreto, y ha conseguido que la verborrea del autor no exceda las dos horas y media como en sus inicios y se quede en una hora y veinte. «No hace falta más, es una obra ligera que a través de Pablo narra una historia universal en la que muchas personas se sentirán reflejadas», alegó Tortoso el jueves en la presentación.

La califican de «diario íntimo» o de «crónica social de un tiempo», pero lo que Carbonell quiso evitar desde un principio es que se convirtiese «en las batallitas de un abuelo cebolleta». Por eso eliminó el tono narrativo y conferencial para desde el humor y la canción acercarse más al público. «No hay edades para venir a ver la obra, quizás alguna escena fuerte, pero así es la vida real, mi hija de 8 años la verá», explicó el interprete.

Precisamente su hija es de las pocas personas que están o han pasado por su vida y no aparece en escena. En un tablado «muy off Broadway», habrá un solo interprete, que no un solo personaje. Carbonell se transformará en familiares, amigos, artistas, compañeros de profesión o incluso en políticos. Mariano Rajoy, Isabel Pantoja, Manolo Escobar, Bob Dylan o su inseparable Pedro Reyes serán algunos de los invitados a esta «sesión terapéutica» en la que se sumerge el autor.

Ni 'La bola de cristal', ni 'Hospital central' habían puesto tan nervioso a un Carbonell con amplia trayectoria. Poner su vida, con sus luces y sus sombras, al juicio de muchos espectadores no es fácil, pero para él no hay nada imposible, empezando porque no sabe como sigue «vivo después de todo». Cada día se quiere demostrar que es «inmortal». Hasta el 16 de octubre se «abrirá en canal» en el teatro Talía de Valencia, pero luego continuará haciéndolo por muchos años más por España, interpretando esta historia, la suya, la de su vida.