Las Provincias

fotogalería

Un visitante, ayer, en la muestra de 'La traca'. :: jesús signes

'La traca', humor valenciano contra el poder

  • La publicación, dirigida a las clases medias y escrita en valenciano, fue el 'Charlie Hebdo' de la primera mitad del siglo XX

  • Una exposición en La Nau reivindica la huella cultural de la revista satírica

El humor no es más fuerte que el poder. No lo fue durante los años de 'La traca', revista satírica fundada por el editor valenciano Vicente Miguel Carceller (1890-1940). Murió fusilado en un cementerio de Paterna. El semanario, que alcanzó tiradas de medio millón de ejemplares, fue de las pocas publicaciones que se atrevió a caricaturizar a Franco. El trágico desenlace de Carceller evidencia que la risa es más fuerte que el miedo. Él creyó en los lápices para atacar a la barbarie, en las viñetas para testimoniar la cruda realidad y en la libertad de expresión como herramienta para frenar atropellos. Lo pagó con su vida. «'La traca' fue el 'Charlie Hebdo' valenciano', apuntó Francesc Andreu Martínez , uno de los comisarios la exposición 'Revista 'La traca'. La transgressió com a norma'. A diferencia de la publicación francesa, la muerte de los humoristas no se produjo en manos del Estado, matizó el profesor de Historia de la Universitat de València.

El seminario, escrito en valenciano «en el habla coloquial» para llegar a las clases medias, vivió y sobrevivió tiempos duros: hasta siete demandas del gobernador civil recibió 'La traca'. Ni la II República ni el Franquismo fueron tolerantes con la sátira, la crítica política y el anticlericalismo. El humor no sienta bien al poder. No sale favorecido en las viñetas ni en los chistes.

'La traca', pese a su nombre atronador, es una olvidada pese que fue una publicación referencial en la época y un símbolo editorial valenciano. «Fue la revista más vendida durante la II República y el editor se hizo millonario», enfatizó Antonio Laguna, el otro comisario del proyecto, quien lamenta que la herencia múltiple de 'La traca' (peridodística, cultural y social) se haya perdido. De alguna forma, la exposición hace memoria histórica a través del semanario crítico.

En 1931, 'La traca' empezó a editarse en castellano y se distribuyó en todo el territorio nacional. Un total de 50 familias entre impresores, redactores, grabadores, dibujantes, personal administrativo y otros trabajaban para las publicaciones de Carceller, recordaron los comisarios.

Inteligencia valenciana

'La traca', de la que se exponen más de 200 ejemplares en la Nau, representa «un momento glorioso de la inteligencia valenciana» y de la vitalidad de la cultura popular. «Vicente Miguel Carceller tendría un par de monumentos en cualquier ciudad normal, pero en Valencia no lo conoce ni su madre», añadió Martínez. La exposición, a juicio de Antonio Laguna, también comisario de la muestra, es una oportunidad para reconocer la memoria del editor, para quien solicitó «el nombre de una calle o dos».

¿Por qué 'La traca' cayó en olvido? A la publicación se le enterró en la Transición, apunta Martínez, cuando en las batallas por los símbolos y la lengua la progresía de la Comunitat «dejó en la sombra» la cultura popular y se decantó por Joan Fuster, el valenciano normalizado, etcétera. «Es mi interpretración», matizó. Tampoco favoreció a la permanencia de la huella cultural del semanario que la mayoría de ejemplares fueran destruidos durante el régimen franquista.

'Revista 'La traca'. La transgressió com a norma' viene a reparar este abandono. La exposición, que recoge la colección más amplia hasta el momento de ejemplares de 'La traca' con documentación que no se ha mostrado públicamente. Portadas y números completos de la revista pueden contemplarse en la exposición, que estará abierta al público hasta el 15 de enero en La Nau.

Los fondos han sido recopilados gracias a la aportación procedente del coleccionista y erudito Rafael Solaz, de archivos como el militar, ya que las viñetas y revistas fueron utilizadas como prueba en consejo de guerra, y la ayuda de las Hemerotecas Municipales de Valencia y Madrid y de la Biblioteca Valenciana. Esta muestra va a permitir. además que esa última entidad disponga digitalizada de la mayor colección de números de la publicación.

¿Está vigente el humor de 'La traca'? El visitante tiene la respuesta. Algunas viñetas aún generan la sonrisa o la mueca en los labios del espectador. Que quizá el humor no es más fuerte que el poder, pero la risa, lo único que nos diferencia de los animales, según Aristóteles, es imperecedera y sigue siendo una herramienta ante la adversidad.