Las Provincias

Rot, ayer, en Valencia. :: d. torres
Rot, ayer, en Valencia. :: d. torres

Ariel Rot: «El rock ha perdido su esencia de caos y parece una carrera universitaria»

  • El artista, que actuará el próximo 22 de octubre en Valencia, acaba de publicar el disco 'La Manada'

  • Ariel Rot Músico

Enamorado del rock y su guitarra, a Ariel Rot no le pesa la edad y después de tres años de espera estrena álbum. Lleva por nombre 'La Manada' y contiene las letras más intimas del autor. Ayer vino a la ciudad a firmar discos y el próximo mes se subirá al escenario de la sala Moon para ofrecerle al público más roquero «un concierto de alto voltaje» porque, según él, los valencianos nunca me fallan.

Llega 'La Manada', nuevo disco y nuevo éxito después de 40 años de carrera, ¿de dónde saca la fuerza para continuar en la industria y además sin bajar el listón?

Continúo, a pesar de creer que no se podía hacer rock después de cumplir los cuarenta y mírame a mí ahora. Yo soñaba con dedicarme a esto desde los diez años, lo que pasa que es un género que te lleva a la cúspide de joven y luego comienza el declive. Yo por suerte he conseguido encontrar siempre un nuevo estímulo para superarme a mí mismo, como el pasar de una banda a ser autosuficiente. Ese fue mi gran reto, ocupar el lugar que yo siempre había mirado desde un costado. Eso te hace sorprender a tu público. El mío es muy fiel y exquisito, por eso intento hacer material de calidad.

Los textos en este álbum ganan peso. ¿Es su disco más personal? ¿Se podría decir que es una 'manada' de emociones y sentimientos?

Totalmente. Es una manada desbocada con muchos sentimientos que me han salido de las entrañas. Pero he sido consciente de todas las confesiones que he hecho en las letras de estas nuevas canciones a posteriori, cuando mis familiares y amigos alucinaban con lo escrito. A pesar de que me costó arrancar y he tardado tres años en sacar un nuevo disco, cuando conseguí abrirme este proyecto fluyó como ningún otro.

Su anterior disco 'La Huesuda' fue parido frente al teclado y con este todo lo contrario. ¿Quería con ello volver con mucho más rock? ¿Cuál es la esencia de esta entrega?

Este disco quería hacerlo más eléctrico, en mi pequeño local, mi guitarra y yo. La composición ha sido como sesiones terapéuticas acompañadas de ese instrumento que se ha convertido en mi medio de expresión y al que echaba de menos porque en 'La Huesuda' había poco rock. Por eso quería volver exclusivamente a la guitarra en este.

El tiempo pasa pero el rock sigue vivo en usted. ¿Qué significa entonces la guitarra para Ariel Rot?

Ha sido el antídoto que me da los superpoderes necesarios para seguir estando en los escenarios a pesar de mi timidez. Siempre he sido bastante reflexivo y retrospectivo y estar en una banda me mantenía fuera del foco por eso ahora en mi carrera en solitario se ha convertido en mi escudo.

Fueron muchos los años y momentos vividos con Tequila y Los Rodríguez. ¿Ha quedado algo de ellos en su música? ¿Siente nostalgia del trabajo en grupo?

Claro, llevo algo de todos ellos porque aprendí muchos en esos años. Tequila fue una escuela y Los Rodríguez una universidad. Las bandas tienen ciertas ventajas que uno solo no tiene y es, por ejemplo, la exigencia de tocar todos los días y la constante busca de materiales. Pero a estas alturas tengo nostalgia de mi propia carrera y aunque ahora la profesión sea más solitaria en los viajes también es más romántica.

¿Cómo ve el rock actual y la industria musical? ¿Cree que los festivales están ayudando a proyectar el género en los más jóvenes?

El rock ha perdido su esencia de caos y desastre y se ha profesionalizado demasiado. Parece una carrera universitaria, con bandas serias y organizadas que saben lo que va a ocurrir en sus conciertos en cada minuto. Antes estaba el misterio de qué pasaría en un espectáculo con tanto desorden. Cuando yo empecé no era un buen momento para el género pero nosotros hicimos una profesión de él y estos últimos años tan duros para la industria se ha ido perdiendo. Los festivales la están recuperando, ofrecen un gran espacio y fomenta a los jóvenes a dedicarse a lo que para mi es la mejor profesión del mundo.