Las Provincias

«Vivíamos y vivimos en un mundo moldeado por personas con poder»

El autor de 'Los señores del fin del mundo', Enrique Vaqué, en Valencia.
El autor de 'Los señores del fin del mundo', Enrique Vaqué, en Valencia. / Irene Marsilla
  • El escritor valenciano Enrique Vaqué describe en su nueva novela una etapa histórica parecida a la de ahora, «en la que se acaba una era y empieza otra»

Enrique Vaqué viaja con su libro al pasado sin olvidarse del presente. «La autora» de sus días, su madre, le inculcó el hábito por la lectura en una casa donde la cantidad de libros era «desproporcional». Hace cuatro años escribió su primera obra, 'Los colmillos del trópico', y ahora con 'Los señores del fin del mundo' da un gran paso en el mundo literario al quedar finalista del Primer Premio de Novela Albert Jovell. Un «libro histórico con una gran documentación» que de la mano de Nasar, médico musulmán y Hasib, su ayudante, describe la España cristiana y árabe, movida por señores con poder, en una época convulsa y de cambios como la de hoy.

De un libro de aventuras en un escenario exótico, a uno histórico sobre el país que mejor conoces. ¿Qué tiene la historia de España de atractiva para escribir una obra?

Nuestro país es de épica. Ha hecho cosas horribles y otras magnificas, pero no ha podido dejar indiferente a la historia mundial. En España han existido personajes históricos sin limites ni horizontes, por lo tanto, reúne todos los ingredientes para una novela.

Final de la Edad Media, la guerra entre Castilla y Aragón, la Orden de Santiago contra la de Calatrava, los últimos tiempos de la Granada musulmana, ¿por qué escoger este periodo?

Estamos ahora ante el fin de una era que no sabemos definir muy bien y yo me pregunto, ¿qué pasa cuando se acaba una época? ¿Cómo lo viven las personas? ¿Qué conservan? ¿Qué cambia? Y este fue el motivo, buscar un periodo histórico, a mi entender, que se pareciera al de ahora, para hacer una comparativa.

Es una historia que relata el poder, la traición, el amor, el código de la caballería y sobre todo la guerra. ¿Cómo se vive la desgarradora batalla como autor?

He procurado reproducir la batalla yo mismo en la mesa de mi comedor. Cuando lo haces a escala te das cuenta de muchas cosas. Me compré también un juego de ordenador de batallas medievales que me ayudó a poner el nombre al segundo capitulo 'Las colinas de la muerte', porque enfocaba la pantalla y veía como se producían estas colinas de forma espontánea, con los caballeros y sus caballos, unos encima de otros por la colisión. Procuro acercarme lo máximo que puedo a un hecho y no basarme en el sentido común que te lleva al tópico.

Batallas históricas, personajes reales; historia en general. ¿Es importante saber de dónde venimos para saber a dónde vamos?

Absolutamente. El presente no se puede separar del pasado. Cicerón decía «un pueblo que no conozca su pasado esta condenado a la perpetua infancia». Es imprescindible saberlo para ver con perspectiva el futuro.

Nasar y Hasib viajan por Córdoba, Granada, la Meca, Pakistán, Constantinopla... ¿Deja su huella viajera en ellos? ¿Qué otra visión propia aporta a los protagonistas?

Sin duda la dejo. Yo he estado en casi todos los lugares que relato y cuando no, veo vídeos, fotos y sobre todo grabados y pinturas, porque eso ya es una interpretación personal y artística que me sugiere descripciones más ricas como las que podréis leer en el libro. En los personajes he dejado mis ganas de querer interpretar el mundo, verlo para interpretarlo y conocerte a ti mismo viajando.

Un final en el que nada es lo que era y con la fama y la venganza por bandera. ¿Quiénes son al final los señores del fin del mundo? ¿Quiénes lo serían en la actualidad?

Cada época tiene a hombres y mujeres que son capaces de controlar y guiar el destino de los demás. Napoleón e Isabel de Castilla son un ejemplo de personas que cambiaron una época, pero vivíamos y vivimos en un mundo moldeado por personas con poder. Hoy sería por ejemplo George Soros, un referente financiero que también quiere perfilar el mundo según una filosofía propia.

Historia y ficción entrelazadas, ¿qué moraleja quiere dejar con este libro Enrique Vaqué?

Dejo una reflexión sobre la naturaleza del mundo. Con nuestra ideas condicionadas por la voluntad de unas personas que tienen el poder. Si uno quiere ser libre, tiene que sustraerse de las ideas dominantes. Desde los orígenes esto es así y ocurre ahora en la actualidad. Y la segunda, fue compartir mi fascinación por la cultura árabe, su lenguaje, su estilo de vida y que así sirva para aclarar ideas equivocadas y ser integristas.