Las Provincias

Pinazo se enfrenta al resto de los grandes artistas del IVAM

fotogalería

Una obra de Saura dialoga para mostrar esas 'afinidades electivas' con un cuadro de Pinazo. :: jesús signes

  • El museo ahonda con una exposición en las afinidades del pintor con Julio González, Barceló, Saura, Picasso y Tàpies

valencia. «El 99% de los autores contemporáneos de esta exposición no conocían la figura de Ignacio Pinazo. Pero hay un espíritu que los une. El artista de Godella era un explorador del arte, un creador modernista que siempre andaba en la búsqueda la innovación plástica. Es lo que le une a los autores vanguardistas». Uno de los expertos en la figura de Ignacio Pinazo, Francisco Javier Pérez Rojas, justifica así que la nueva exposición del IVAM, con la que inicia el curso y se suma a la conmemoración del centenario de la muerte del artista, enfrenta a Pinazo con Picasso, Tàpies, Barceló, Saura y, sobre todo, Julio González, entre otros.

Uno de los artistas fundacionales de la pinacoteca valenciana, tal y como lo calificó su director, José Miguel G. Cortés, se presenta en esta exposición cara a cara con el resto de grandes autores que conforman los fondos propios del museo. 'Ignacio Pinazo y las Vanguardias. Afinidades electivas' es una nueva aproximación a la obra del genio de Godella. Es una reivindicación de su producción artística y, sobre todo, de su modernidad. «El director me pidió que fuera moderno», bromeaba ayer Pérez Rojas durante la presentación de la muestra. Un conjunto de 150 obras de casi una treintena de artistas que sirven para poner de relieve que Pinazo era un maestro «poliédrico».

Asimismo, centros expositivos como la Casa Museo de Pinazo y el Museo de Bellas Artes de Valencia han cedido algunas piezas del pintor para que completen este recorrido lleno de afinidades y referencias que, como destacó el comisario, no obedecen a ningún tipo de influencias y sí a la obsesiva pasión tanto de Pinazo como del resto de fotógrafos, pintores y escultores en explorar las distintas vías del arte.

Esas múltiples aristas creativas se pueden observar en una muestra que se inaugura hoy y estará en exhibición hasta el 17 de septiembre del próximo año. El recorrido se divide en ocho apartados. Antes, al inicio, un cuadro de una de las típicas salidas retratadas por la esencia realista de PInazo conducen al espectador a un paseo por esas 'afinidades electivas' que comienza en 'Los mensajes del rostro', donde figuran algunos de los retratos realizados por el genio.

Después, 'El laboratorio del pequeño formato' exhibe su también obsesiva tendencia por pintar escenas de calle en lienzos diminutos. Seguidamente, 'Ante la naturaleza' se erige como el apartado en el que se reivindica la mirada más vanguardista de Pinazo a través de obras cuyos encuadres y detalles se asemejan a los utilizados por fotógrafos como Sánchez Portela. El trazo y la temática creativa de autores como Miquel Barceló, Ramón Gaya y Pancho Cossío sirven de ejemplo para que Pérez Rojas se reafirme en esas 'Afinidades desveladas' en las que los cuadros de Pinazo sirven de inspiración, aunque no sea de manera consciente, a otras obras de autores como Herbert List o Pablo Gargallo. Concretamente, la 'Dispará' del artista de Godella se contrapone con una obra de André Masson que es un claro homenaje en cuanto al trazo y el color aunque no hubiera intención ni influencia consciente. También hay espacio en esta exhibición para destacar lo 'goyesco' de algunos de los dibujos y lienzos del maestro.

'Ignacio Pinazo y Julio González' es el nombre de una de las secciones más importantes. No obstante, son los dos artistas sobre los que se asienta el IVAM, insistió Cortés. «Algunos de los dibujos de Pinazo son más modernos que los de González», alegó el comisario, para quien una muestra clara de esa unión ficticia entre ambos creadores es la mirada erótica que ambos, sin saberlo, compartían y que se puede observar a través de la representación de una escultura de González de Adán y Eva.

Las 'Fragmentaciones' a las que recurría Pinazo en sus dibujos y bocetos, llenos de trazos y escrituras o la 'Realidad y abstracción' de algunas de sus obras conducen al espectador a buscar esas similitudes con las piezas de Alberto Greco o Picasso. El último apartado, 'El impulso del gesto y la mancha', es inevitablemente un homenaje a los lazos no premeditados aunque sí visibles del pintor con creadores como Tàpies, Saura, Mompó o Valdés.

Ubicada en la nueva Sala Pinazo, antiguo espacio de la muralla, el enclave pasa a nombrarse de esta forma para convertirse en el espacio elegido para mostrar la colección que posee el IVAM de Ignacio Pinazo. Tras la exhibición de esta nueva aproximación al autor, albergará las piezas que antes se ubicaban en la antigua sala Pinazo de la pinacoteca.