Las Provincias

«Las cartas intimidatorias que recibí no me frenaron con esta novela»

La autora de 'Cuando llega la Luz', Clara Sánchez, ayer en Valencia.
La autora de 'Cuando llega la Luz', Clara Sánchez, ayer en Valencia. / Irene Marsilla
  • Los nazis vuelven a las costas valencianas con 'Cuando llega la luz', la segunda parte de una trama que mezcla la ficción con lo real de la escritora Clara Sánchez

Vivir al lado de un general nazi en Denia marcó a Clara Sánchez. La historia que destapaba a estos «seres sin escrúpulos» ganó el Premio Nadal 2010 con 'Lo que esconde tu nombre' y este año vuelve al mismo lugar, a Dianium, con los mismos protagonistas, Julián y Sandra. A ellos se les unen nuevos personajes que darán un vuelco a la historia. El motivo: la traición. La autora comienza ahora una gira con 'Cuando llega la luz' que pretende «generar el mismo éxito o más que con la primera entrega».

Seis años después del triunfo de 'Lo que esconde tu nombre' regresan las historias de Julián y Sandra con esta la obra. ¿Por qué han tardado tanto en despertar estos personajes?

Estaban creciendo y madurando. Recibí cartas intimidatorias y desagradables, pero eso no me iba a frenar. Yo quería retomar estos personajes porque en mi mente se volvieron muy poderosos. Yo me veía reflejada en Sandra y a mi padre en Julián. Este era su momento y he escrito la novela que realmente quería escribir.

Vuelven los nazis, las pruebas, Dianium y usted con esta trama ¿El pasado siempre vuelve?

Exacto. No podemos huir. La gente dice que hay que vivir el presente y olvidar el pasado, pero él nos hace ser quienes somos ahora. Quizás últimamente nos olvidamos con demasiada facilidad de él y obviamos los errores ya cometidos y los repetimos.

Con la primera parte de la historia consiguió el Premio Nada 2010, 17 ediciones y más de un millón de lectores ¿Qué acogida está teniendo esta segunda?

Muy buena y yo lo sabía, porque me lo pase tan bien escribiéndola que algo se tenía que transmitir. Ayer se presentó en Denia y el día 12 me voy de gira por Italia. En las librerías está muy bien situado y ya hay muchos lectores que se han divertido leyéndola y me lo han hecho saber.

Durante la primera parte del libro repasa el anterior, ¿quería que fuesen novelas separada?

Sí. Se pueden leer de manera independiente, pero a la gente le está picando la curiosidad por saber de dónde nace la historia y por eso recurren al primer libro después de este. Está resurgiendo en ventas y eso significa que la trama en gancha y quieren saber más de ella.

¿De dónde nace la fuerza de Julián y Sandra para continuar cuando en esta novela los dos tienen dos obstáculos añadidos: la edad y un niño?

Se ven metidos en un reto y un peligro que tiene que ver con el hijo de Sandra que ya es el colmo. Eso no les da fuerza, les añade esa rabia hacia las personas sin escrúpulos que les hace sobreponerse a sus propios obstáculos. Julián lo tiene muy claro, es el final de sus días y su edad no le va a frenar en su venganza. Y Sandra por un hijo volvería a ese infierno.

En el primer libro Sandra vive con un embarazo pero en este ya es madre. Janín, su hijo, le cambia la vida ¿Deja en la novela su huella como madre?

En Sandra yo he dejado muchas huellas, es como yo cuando descubrí que no todo es lo que parece. Y en este libro también he recreado mi maternidad y sobre todo el miedo. El miedo suscitado más que por estos nazis, por el pánico a perder lo que uno más quiere, los hijos. Yo cuando tuve a la mía tenía miedo de olvidarme de ella y de que tenía una gran responsabilidad, y eso lo reflejo en la obra.

¿Cómo llegan los nazis a su vida? ¿Qué encendió la mecha de esta historia?

Cuando yo era más joven que Sandra me fui a vivir a Denia y me enteré de que mi vecino era un nazi. Hablé con gente que había trabajado en esa casa y en otras, empleados que me han contado cómo eran. Sufrí el asombro de ver como algo despegado de la realidad pero que ha influido en toda la sociedad, te lo puedes encuentrar cara a cara. El hecho de que nuestras costas escondieran a estos nazis prendió muy fuerte en mí y quise saber más.

Justicia quieren los protagonistas, ¿la quiere Clara Sánchez a través de esta novela?

He conseguido una denuncia a la impunidad que ha existido en España. A pesar de ser una novela de ficción las bases son reales e historicas. La gente me lo ha agradecido y me han hecho saber que esto ha abierto una puerta para hablar de sus experiencias muchas veces calladas por la vergüenza o el apuro.

En el anterior dejaste un final que pedía una segunda parte y en esta ocasión, en la última página, Julián dice 'quiero descansar'. ¿Descansará para siempre?

No lo sé. Tengo ganas de seguir con esta historia y sobre todo con la de nuevos personajes como Sancho que ha revuelto el panorama y ha dejado muchas cosas por resolver.

Los personajes maduran, la historia varían, Clara cambia con ellos?

A través de ellos también estoy buscando el lado más luminoso de la vida. Creo que se puede salir de las situaciones más increíbles y hay que luchar por ello.