Las Provincias

El color de Willy Ramos en 45 obras

fotogalería

Willy Ramos, ayer, delante de la escultura 'Primavera', expuesta en el Centro del Carmen :: irene marsilla
  • El museo valenciano repasa la trayectoria del creador en una muestra que combina los paisajes tropicales con las escenas del Mediterráneo

  • El Centro del Carmen expone dibujos, esculturas y lienzos del artista colombiano

El Centro del Carmen acoge desde ayer la exposición 'Memoria del color', que repasa la obra más reciente de Willy Ramos, artista colombiano afincado en Valencia. Se trata de una muestra cuyas obras están realizadas con diferentes materiales y en distinto formato. El escultor ha elegido 22 óleos, 12 dibujos realizados por tinta china y acuarela y 11 esculturas en madera pintadas, cuatro de ellas de hierro policromado. Así, la selección artística está formada por un total de 45 obras que se pueden visitar hasta el 28 de septiembre en las salas Ferreres y Goerlich.

Las mujeres a través de la escultura y los paisajes florales recreados en los lienzos representan los dos pilares temáticos en los que se asienta la obra del creador. «El hilo conductor de esta exposición es, sin duda, el color que, además, actúa como la savia que nutre la muestra», así explicó Ramos el protagonismo que le ha dado al color como un elemento generador de vida que, además, representa una de las señas de identidad de su trayectoria. Sin embargo, el autor también expone dibujos en blanco y negro que él calificó como tonalidades «muy enérgicas».

En esta exposición, Willy Ramos ofrece al visitante la oportunidad de realizar dos recorridos al mismo tiempo. Mientras los espectadores pasean entre sus lienzos o esculturas, pueden conocer las experiencias vitales del propio artista, ya que la exposición hace un recorrido por los paisajes tropicales de la infancia que vivió en su país natal y por las vistas mediterráneas de su estancia en Valencia, ciudad donde estudió Bellas Artes y reside actualmente. De esta manera, el autor explicó que «los lienzos están llenos de Valencia, pero a la vez llenos de Colombia porque mi parte colombiana sigue muy presente en mí y en mi obra». Añadió que de igual manera cada vez se siente «más colombiano y más valenciano». Además, Ramos declaró que está muy agradecido por «volver al espacio donde empecé a crecer».

Estos sentimientos de pertenencia que siente el creador por ambas tierras son recurrentes en todos sus lienzos, concretamente en la obra 'Jardín para Carmen', un dibujo en papel en el que representa «un paisaje típico de la playa de El Saler» en el que también se recrea «la magia del calor de la selva gracias a la luminosidad y vitalidad que le aportan las diferentes tonalidades», describió Ramos.

'Memoria del color' se completa con 11 esculturas en madera y hierro policromado en las que representa a mujeres con diferentes expresiones. «Empecé a trabajar la madera como en broma, para romperle las maderas a un amigo y acabé haciendo una serie de 60 o 80 mujeres esculpidas», recordó el arista. Además, agregó que el hierro es un material «muy noble» con el que consigue que «la palpitación se note en cada línea y así que parezca que la obra tiene vida», afirmó Ramos.

El artista distingue entre dos procedimientos diferentes a la hora de pintar un cuadro o crear una escultura. Mientras que pintar requiere «un proceso más mental, para mí, el proceso de la escultura es más divertido porque voy pegando y juntando cosas hasta que creo la imagen de una mujer», apuntó Ramos.

Definido por él mismo como un «dibujante», esta exposición muestra, según sus palabras, su lado más «figurativo» siendo esta la obra más sobria del pintor colombiano. «Puedo dedicarle mucho tiempo a un cuadro, pero no me gusta que se note porque parece que el cuadro haya sufrido, por eso, prefiero trasmitir que he disfrutado pintándolo», argumentó Ramos.

«La inspiración no existe, sin trabajo no se puede conseguir nada, hay que insistir en todo lo que se haga, por ejemplo, si un fotógrafo hace cien fotos al día, diez de ellas serán buenas, no es inspiración, es trabajo», así, describió Willy Ramos la filosofía que ha practicado durante sus cuarenta años de trayectoria en el mundo del arte.

Con esta exposición que llega de la mano del comisario Eduardo Alcalde, el visitante podrá asistir al universo propio de un artista que en los últimos tiempos ha llevado su obra a museos y salas de exposición extranjeras de Suiza, Canadá, Alemania y Estados Unidos, junto al éxito de su anterior muestra, 'Un mundo luminoso', en varias ciudades españolas como Barcelona.

El catálogo de la exposición cuenta con la colaboración del Premio Nacional del Cómic, Paco Roca y el colaborador de LAS PROVINCIAS, Ramón Palomar.