Las Provincias

Cultura revisa las grietas en los Santos Juanes para comprobar que se han estabilizado

fotogalería

  • La catedrática Pilar Roig asegura que la inversión para reparar las hendiduras sería mínima y permitiría mostrar las pinturas de Palomino

valencia. Las grietas surgidas en la iglesia de Los Santos Juanes durante las obras de construcción de la línea 2 del metro están estabilizadas, no se ha producido un aumento del tamaño. Eso es al menos lo que se desprende de las primeras conclusiones de un informe que han realizado arquitectos de la Conselleria de Cultura tras visitar el pasado lunes el templo.

Desde Cultura apuntaron ayer que la grieta se detectó en 2010, coincidiendo con las obras del aparcamiento de la plaza Ciudad de Brujas. «Ya entonces se puso unos testigos para realizar un seguimiento y en la visita de oficio de esta semana se ha podido comprobar que la grieta no ha crecido, está estabilizada», según fuentes oficiales.

En esta visita ratificaron que estaba garantizada la seguridad tanto del Patrimonio, como de los visitantes del templo o viandantes. «No hay riesgo o gravedad de desprendimientos», indicaron desde la Conselleria de Cultura.

Lógicamente, como en la actualidad no hay obras en marcha en la zona, esto hace que no se esté agravando la situación, pero no hay que perder de vista que quedan pendiente tareas que todavía no tienen fecha de inicio marcada, como la creación de la rampa de acceso al aparcamiento, el revestimiento del aparcamiento y la urbanización de la plaza de Brujas.

Estas primeras valoraciones de Cultura se producen después de que la catedrática de Restauración de la Universitat Politècnica, Pilar Roig, advirtiera la necesidad de intervenir pronto en este templo, Monumento Histórico Artístico Nacional desde 1947, ya que una de las grietas tiene dos dedos de grosor, comienza en el muro hastial, junto al rosetón recayente a la plaza de Brujas, y recorre parte de la bóveda. Por otro lado, otra entidad, Cercle Obert, ha pedido a la Fiscalía que se encargue un estudio independiente para evaluar los daños.

Por otra parte, tal como explicaron el pasado lunes desde la Conselleria de Infraestructuras, se asume la actuación sobre estas grietas, pero no se intervendrá en su reparación hasta que las obras pendientes en el aparcamiento subterráneo estén totalmente concluidas.

Reconocen que es un tema pendiente, pero detallan que se acometerán cuando los trabajos concluyan, sin especificar plazos.

Esta falta de inmediatez impide que se pueda mover el andamio unos metros para dejar contemplar el trabajo que el equipo de Pilar Roig realizó en el 30% de la bóveda, con la recuperación de las pinturas de Palomino por un sistema de transferencia digital de imágenes con tintas inkjet sobre papelgel.

La catedrática de Restauración detalló que «aunque en estos momentos nosotros no estemos restaurando las pinturas de Palomino porque no tenemos mecenas para continuar el proyecto, es preciso hacer anualmente la revisión del andamio aéreo, con la supervisión de un arquitecto. Y esto puede suponer unos 4.000 euros anuales».

Trabajo en pinturas al 30%

Y añade que «menos mal que, como se aprovechó el andamio de la Basílica para los Santos Juanes, no hay que pagar un alquiler mensual de la estructura» porque en este supuesto, se dispararía la cifra. También detalla que la inversión necesaria para reintegrar las grietas sería mínimo, de unos 8.000 euros más IVA.

Roig aseguró que, en su opinión, «si no se interviene pronto, se generarán problemas». Al mismo tiempo, indicó que la superficie donde tienen que recuperar la pintura de Palomino es de 1.200 metros cuadrados, «y en una primera fase se hizo un tercio. Para el resto de la intervención se precisarían unos 160.000 euros. Es una pena que no se pueda actuar en el resto de conjunto para que todos los valencianos y numerosos turistas que visitan este templo, que junto con la Lonja y el mercado Central forman un triángulo cultural, puedan comprobar la belleza de estos frescos».