Yihadistas amenazan a la Guardia Civil por un arresto en Gandia

Captura de uno de los mensajes amenazantes con una foto del arresto en Gandia. / Aics
Captura de uno de los mensajes amenazantes con una foto del arresto en Gandia. / Aics

Foros radicales difunden en internet fotos de una joven arrestada por adoctrinamiento y hablan de «castigo» y «tormento» a los agentes

Arturo Checa
ARTURO CHECAValencia

La intención no es otra que «emitir propaganda y, en último término, crear un sentimiento de repulsa hacia las Fuerzas de Seguridad». Es el dictamen que la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS) hace de la última alerta detectada por la entidad especialista en el seguimiento de grupos islamistas: mensajes y fotografías detectados en redes yihadistas con las que carga contra guardias civiles por el arresto en Gandia de una joven acusada de adoctrinamiento.

La detención se produjo en 2015, pero las comunicaciones se han producido en las últimas fechas, dentro de una campaña iniciada por simpatizantes de Estado Islámico a favor de los presos en Europa, según la consultora. Y en este ámbito se están publicando diversas fotografías de mujeres en prisión.

Raja El Aasemy fue la joven de 18 años apresada en Gandia y acusada de adoctrinar y reclutar a radicales para unirse a las filas del Daesh. «El terrorismo es un deber» era la cita con la que cerraba todas sus intervenciones en su perfil de Facebook. Entre otras de las 'perlas' de la arrestada, afirmaciones tan severas como «lo único aceptable es cortar cabezas», según constaba en el auto de procesamiento de la Audiencia Nacional tras su detención. Este mismo año, el Tribunal Supremo confirmó los cinco años de cárcel para la joven marroquí por un delito de colaboración con banda terrorista.

En los mensajes difundidos en los canales yihadistas de internet y redes sociales se puede ver la imagen situada junto a estas líneas. Una foto del instante en que varios guardias civiles se llevan esposada a Raja, parapetada por una rotunda vestimenta negra que apenas deja ver solo su manos y con una muchedumbre de vecinos de Gandia contemplando su detención.

«Opresiones de los cínicos»

Bajo la fotografía, un mensaje en lengua árabe en el que se contienen severas palabras hacia los agentes, aunque con un lenguaje algo críptico. «Entre las opresiones de los cínicos, aquí están las secreciones de mujeres cautivas, y aquí están los sentidos del tormento. Aquí están las personas que son castigadas por aquellos modos difícilmente imaginables», es la traducción que efectúa AICS, con la que los radicales cargarían contra los guardias civiles por su operación.

El análisis de la consultora de seguridad incide en que la intención de los islamistas es crear un clima contrario hacia las Fuerzas de Seguridad, un ánimo propagandístico y no operativo. Se descarta la sombra de un atentado. Pero la propia entidad recuerda que hay antecedentes a tener en cuenta, «precedentes en países como Bélgica, por lo que estas formas de propaganda pueden llevar a centrar la ejecución de acciones hostiles sobre miembros del citado Cuerpo de Seguridad».

Ataques con cuchillo

El informe de inteligencia rememora los «ataques a patrullas aisladas» de la policía en Bélgica y que causaron bajas entre los agentes. En el verano de 2016, dos agentes femeninas fueron heridas con un machete por un individuo en la ciudad de Charleroi. El sujeto les asaltó a la puerta de una comisaría al grito de «Allahu akbar» (Dios es grande).

El dossier de la asesoría invita a no bajar la guardia al subrayar que se ha tratado normalmente de «acciones de baja intensidad, utilizando habitualmente cuchillos, aunque en algún caso, como en Francia recientemente, se ha hecho uso de armas de fuego».

Los ataques sobre agentes por parte de islamistas en solitario en Europa «siempre se han localizado en entornos rurales o en poblaciones de segundo y tercer nivel (en cuanto al número de habitantes), lo que favorece la identificación de los miembros de las Fuerzas de Seguridad del entorno. Como subrayan desde AICS, esto «en España es común en Guardia civil y en cuarteles localizados en zonas rurales».

España está en nivel 4 de alerta antiterrorista (sobre un máximo de 5) desde junio de 2015, tras los atentados yihadistas simultáneos en Francia, Kuwait, Túnez y Somalia. El nivel 5 (riesgo de atentado inminente) nunca se ha alcanzado, aunque sí se han reforzado más centros de transporte y zonas turísticas.

Más

Fotos

Vídeos