El yihadista de Altea acepta diez años de expulsión

Merabet, en el juicio. / efe
Merabet, en el juicio. / efe

EP MADRID.

Dos yihadistas reconocieron ayer en la Audiencia Nacional pertenecer a una célula de captación para el envío de combatientes al Estado Islámico. Aceptaron, de conformidad con el Ministerio Fiscal, la expulsión del territorio español por tiempo de diez años.

Para Abdelillah Migou se acordó la pena de prisión de cuatro años por el delito de integración terrorista. Para Anouar Merabet, detenido en Altea en octubre de 2016, cinco años de cárcel por el mismo delito y otro contra la salud pública. Y multa de casi 2.500 euros.

La fiscal modificó su escrito de conclusiones provisionales, en el que pedía nueve y once años de cárcel respectivamente, e interesó al tribunal que las penas sean sustituidas por la expulsión del país. Los dos procesados respondieron sólo a preguntas de la Fiscalía y reconocieron los hechos. Fueron miembros de una célula con ramificaciones en España, Siria y Marruecos en la que realizaban tareas de propaganda, además de captación y adoctrinamiento para el envío de combatientes al Estado Islámico.

Migou hizo pública su fidelidad al Daesh y difundió mensajes en diferentes cuentas de redes sociales. Destacan frases como «descargad los golpes en el cuello hasta someterlos», o esta como despedida antes de ir al combate: «Perdóname, madre. Yo amo la Yihad y mi religión me llama para defender a los siervos». En otras publicaciones justificó explícitamente el uso de la violencia: «El paraíso no se consigue gratis, sino con morteros, RPG, Dogma, Kalashnikov automático y granadas de TNT». También realizó amenazas en el nombre del Daesh.

Para la fiscal, los dos acusados mantuvieron vinculación con líderes del Comité Conjunto para la Defensa de los Detenidos Islamistas (CCDDI). Ambos usaban Facebook para estar en contacto continuo con otros miembros en Siria o Irak. De Merabet, destaca su rol como «líder carismático virtual». También estaba relacionado con el tráfico de drogas. En el registro de su domicilio de Altea los investigadores intervinieron 400 gramos de hachís.

Fotos

Vídeos