Ximo Puig confirma que se cambiará el polémico decreto

E. P./J. B. VALENCIA.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, valoró ayer el paso dado por la Diputación de Alicante e instó a su presidente, el popular César Sánchez, a «atender» lo que «es fundamental en lo que debería ser su actividad», en relación a las competencias propias de la corporación. Además, dio nuevas pistas sobre la estrategia del Consell en relación al decreto de plurilingüismo de febrero, que ha resultado muy polémico ante la cantidad de recursos judiciales presentados. En concreto, refrendó las palabras del conseller Marzà, que el martes dijo que están abiertos a cambiar el modelo y a volver a sentarse con la comunidad educativa, como recogió LAS PROVINCIAS.

El presidente señaló que desde la Generalitat «estamos dispuestos siempre a intentar solucionar de la mejor manera» el objetivo de que los niños sepan inglés, castellano y valenciano y reiteró que el Consell aceptaría modificar aspectos de la normativa. Dijo que atenderá «lo que diga la justicia» sobre la misma aunque también añadió que están «dispuestos a dialogar permanentemente». En este sentido aseveró que es algo que ya están haciendo y que «habrá una solución en los próximos días».

Mientras que de la exposición de Marzà se deslizaba que los cambios son un proyecto a medio plazo, las palabras de Puig evidencian que ya están maduros. Preguntadas por dónde pueden ir los tiros o por si hay alguna propuesta concreta, fuentes de la conselleria se remitieron a las palabras del conseller.

Respuesta a la Diputación

El presidente instó también a «no perder de vista el horizonte» de que los niños sepan las tres lenguas, y dijo que «eso es lo que al PP y a la Diputación les parece que no está bien». A su juicio, «tendrán que explicar por qué están en contra de esa capacitación» lingüística para los niños. Respecto a la petición de la corporación de que el Constitucional valore el decreto ley de septiembre, recurrió al argumento de las competencias atribuidas a cada institución y calificó de «muy sorprendente» la diferencia de casi tres euros a uno en inversiones en equipamientos entre lo que destina la Diputación de Valencia y la de Alicante. «Hay que invertir los recursos en lo que tienes competencias», indicó ante las preguntas sobre la cuestión de inconstitucionalidad.

Fuentes de la comunidad educativa críticas con el decreto de plurilingüismo consideran que una opción de consenso pasaría por dar autonomía a los centros para que elijan el peso de las lenguas, sin que exista la pretendida vinculación entre el aumento del valenciano y la mayor exposición al inglés.

Fotos

Vídeos