Vicent Martínez, candidato a rector de la Universitat

«No soy el candidato del Bloc o de Compromís»

El catedrático de Astronomía y Astrofísica Vicent Martínez, acompañado de su equipo. / irene marsilla
El catedrático de Astronomía y Astrofísica Vicent Martínez, acompañado de su equipo. / irene marsilla

El catedrático apuesta por rejuvenecer la plantilla, sin precariedad, y defiende la experiencia «académica y de gestión» de su equipo

JOAQUÍN BATISTAVALENCIA.

Vicent Martínez afronta su segundo intento para llevar las riendas de la Universitat. Defiende que su propuesta ha madurado y que el 41% de los votos de 2014 le obliga a ser candidato: «Al día siguiente había gente que nos decía que teníamos que seguir. No podíamos ser parte del olvido. Nuestra candidatura es la más solida en ideas transformadoras y de conocimiento real de la situación universitaria. Los gestores que viven en la torre de marfil del Rectorado son ciegos ante la realidad universitaria», dice. En sus intervenciones ha buscado marcar distancias con lo convencional. Dice que será un rector que estará en la calle y quiere seguir dando clase.

- 'Un cambio seguro' es su lema. ¿Es un mensaje implícito? ¿Hay otras candidaturas inseguras?

-Tiene doble significado. Uno, que apostamos por un cambio de verdad, cierto. Y otro, que se va a producir seguro. Estamos convencidos de que la universidad apuesta por la renovación, por romper con lo anquilosado. Hay que ser inteligentes y ver el momento de hacerse a un lado para que entre savia nueva.

- Entonces no tiene que ver con que García Benau también presentara una candidatura de cambio...

-No. Además, parece que todos se quieren apuntar a ese tren, utilizando la misma idea. Da la sensación de que marcamos las líneas a las otras candidaturas. Hablamos del Luis Vives y se habla del Luis Vives, de transformaciones necesarias y se habla de transformaciones necesarias, de solucionar el problema de los asociados y se dan cuenta de un problema que ellos mismos han generado y no han encontrado soluciones. Las otras candidaturas son de 'establishment', no pueden ser de cambio.

-Propone espacios autogestionados para los estudiantes. Suena a lo sucedido en el Luis Vives, en la cafetería de Filosofía o incluso en la antigua facultad de Agrícolas, ocupaciones ilegales desastrosas.

-En absoluto van los tiros por ahí, sino en el sentido positivo de la autogestión, del sentimiento colectivo de responsabilidad. El Luis Vives tiene muchas posibilidades, puede tener ese papel de residencia para estudiantes y profesores, aunque es verdad que ahora ya no se busca tanto un colegio mayor. No buscamos sólo eso. Y nos gustaría crear la Casa del Alumnado en una parte, donde pudieran autogesionar sus propias actividades culturales con recursos de la universidad. Es muy propio de las universidades anglosajonas: espacios muy cuidados, seguros, donde se fomenta la convivencia. Puede acoger conciertos de música, certámenes de cine, exposiciones de cómics... Lo que no quiero es que se convierta en oficinas puras y duras. Escucharemos ideas.

-Destaque un objetivo que se marca para el PDI, PAS y alumnado.

-Para el PDI, reformular la estructura de la plantilla de forma que se consiga evitar la precarización y rejuvenecerla. Para el PAS: reconocer su trabajo excepcional con medidas de política social, como la rebaja de la dedicación a partir 60 años y estabilidad laboral. Y para el estudiantado, que son el eje central, conseguir que vivan su actividad en la universidad sin las penurias de ahora, sin burocracia, y donde tengan capacidad para participar.

-¿Cómo atraer el talento, a los mejores, con el marco legal actual?

-Hay que trabajar mucho con la Generalitat, con los programas de captación de talento en los que por cierto he colaborado. Hay que poner recursos. Un profesor Icrea (el programa catalán referente en España) cobra mucho, pero la competencia, el nivel de exigencia que tienen... se los rifan las mejores universidades. La rentabilidad es impresionante en docencia, tesis de calidad, proyectos millonarios que se traen...

-¿Habrá segunda vuelta?

-No lo creo. Pensemos en las primarias del PSOE, con una candidatura que se echa a la calle, otra que recibe todo el apoyo del aparato y una de última hora. Vamos a luchar por un resultado similar. Creemos que tenemos mayoría ahora mismo.

-¿Apoyaría a otra candidatura en el caso de caer en la primera?

-No lo veo posible. Tenemos encuestas y no apuntan en esa dirección, sino más bien en la primera que he planteado. Pero la comunidad universitaria es soberana.

-¿Representa usted al sector nacionalista histórico de la Universitat, el vinculado al Bloc o más recientemente a Compromís?

-No no, yo no milito en Compromís. Sí estuve en una época anterior (fue miembro del BEA) y tengo muchos amigos de entonces. Algunos de los aspectos de entonces hay que defenderlos, como el compromiso con la sociedad o con nuestra lengua. Pero la universidad tiene ahora otros retos. Prefiero que no tengamos esa visión sesgada políticamente. Tengo amigos y miembros del equipo con diferente sensibilidad política, y es maravilloso integrarlo todo en el proyecto. Somos una candidatura académica y con experiencia de gestión. Todos han ocupado cargos de responsabilidad, de los que no anquilosan y generan soluciones creativas, y responsabilidades académicas importantes.

-¿Cómo valora la idea de crear grados de tres años de duración?

-Es algo que necesita del máximo consenso a nivel valenciano y nacional. No me gustó el 4+1, fue un encarecimiento encubierto de los estudios. Es un tema para el debate. Una idea que me gusta para los grados que necesitan de un máster profesionalizante es que estos puedan ser compatibles en el tiempo con los de especialización. Pasa con grados de literatura o filosofía. Los másteres asociados no son muy reclamados, porque el chico se decanta por el de Secundaria para dejarse la puerta abierta a la docencia. Se podría hacer algo más flexible y compatible pensando en el estudiante.

Más

Fotos

Vídeos