Una veintena de incendios al día en la Comunitat Valenciana

Dos bomberos en la extinción del incendio de matrral declarado del miércoles de Aldaya.
Dos bomberos en la extinción del incendio de matrral declarado del miércoles de Aldaya. / C.P. Bombers Valencia

Los bomberos sofocan más de 150 en sólo una semana declarados en campos abandonados, polígonos industriales y urbanizaciones

Juan Antonio Marrahí
JUAN ANTONIO MARRAHÍValencia

La ola de calor acompañada de vientos de poniente y la falta de cuidados preventivos en áreas donde crece matorral dispararon la semana pasada los incendios de vegetación. Sólo en la provincia de Valencia se declararon unos 150 fuegos de este tipo entre el lunes 26 de junio y el domingo 2 de julio.

Se trata de incendios en solares descuidados de cascos urbanos o polígonos industriales, cultivos abandonados tomados por la maleza, bordes de carreteras y caminos y vegetación próxima a urbanizaciones. En estos entornos los orígenes del fuego son colillas, quemas negligentes, hogueras de indigentes, petardos lanzados por niños o simplemente la acumulación de suciedad, palés o vertederos ilegales.

El Consorcio Provincial de Bomberos contabiliza una media de 25 incendios de vegetación al día en entornos rurales en época estival en la provincia de Valencia. Más fuegos que horas hay en una jornada. Así lo expuso el miércoles el presidente del organismo provincial, Josep Bort. El responsable de los bomberos asegura que es «muy pronto para que se dé este número de incendios de vegetación». Bort considera clave «la influencia de los días de poniente» que se registraron la semana pasada. Las llamas que en condiciones normales acaban en conato se tornan en incendios de cierta duración avivadas por rachas que alcanzaron los 70 kilómetros por hora.

Llamas en Aldaya

Para intentar frenar estos continuos fuegos estivales, la Conselleria de Medio Ambiente adelantó al 1 de junio la prohibición de quemas agrícolas en terrenos forestales y a menos de 500 metros del monte. Esta restricción se mantiene vigente hasta el 16 de octubre.

Sin embargo, los matorrales arden de manera continua. Ayer la alarma volvió a surgir en Aldaya. Un incendio de matorrales declarado sobre las once de la mañana formó una gran columna de humo visible desde Valencia y los pueblos limítrofes. Las llamas se originaron en el Camino Silla de la localidad de l'Horta, sin llegar a afectar a la población. Otros fuegos de similares características volvieron a hacer sonar sirenas en Carlet, Carcaixent o Benimodo.

Para un servicio de extinción de incendios de vegetación suele ser suficiente el envío de una dotación de bomberos. Sin embargo, hay veces que el asunto se complica, en especial con poniente. «Cuando se trata de una gran cantidad de matorrales o de un gran cultivo abandonado se moviliza más personal, más brigadas, e incluso algún medio aéreo de apoyo», añade Bort.

Fotos

Vídeos