Vecinos de Favara denuncian el mal estado de una calle acotada para niños

La calle residencial. Algunas de las imágenes que los vecinos han tomado sobre el estado de la primera calle residencial de la ciudad.
La calle residencial. Algunas de las imágenes que los vecinos han tomado sobre el estado de la primera calle residencial de la ciudad. / lp

Los residentes califican de «chapuza» la actuación de Movilidad ya que continúa el paso de vehículos por el vial

I. D.

valencia. «Chapuza». Los vecinos del barrio de Favara no se han andado con rodeos para calificar la última actuación de la concejalía de Movilidad. Las críticas de la asociación vecinal de este barrio del distrito de Patraix se centran en la calle Ramón de Perellós, donde el departamento que dirige Giuseppe Grezzi presentó la intervención «como la primera vía residencial con prioridad para los juegos y actividades deportivas de los niños», indicaron ayer en un comunicado.

Sin embargo, la realidad es bien distinta. La calle sigue llena de baches, las aceras son estrechas y hay un solar abandonado, «que se ha convertido en un improvisado aparcamiento de vehículos, menudeo de drogas y pequeño huerto espontáneo», denuncian los residentes. Eso sí, un huerto tomado por los hierbajos y las basuras «ante la desidia de la administración pública, que debería exigir la adecuación del solar y la urbanización del entorno».

De ahí que la asociación vecinal alerte de que la intervención del Ayuntamiento, que sólo ha consistido en instalar maceteros y en pintar señales en la calzada, «no se ajusta a la propuesta aprobada».

Así, hacen referencia a que la actuación fue aprobada en los últimos presupuestos participativos del Ayuntamiento y contaba con un presupuesto de 1.200 euros. La entidad había presentado un proyecto de reurbanización integral que no se aceptó pero se eligió una propuesta de vía residencial remitida por un particular.

Sin embargo, a pesar de ello, «tal y como ha quedado se trata de una vía más por la que los coches pasan a altas velocidades y es imposible que ningún niño pueda jugar en ella», criticaron al tiempo que recordaron que llevan diez años reivindicando la urbanización de esta calle y su entorno que, además, está situada junto a la subestación eléctrica de Patraix. También piden la mejora de las aceras, ya no que cumplen los requisitos de accesibilidad.

Fotos

Vídeos