Los valencianos, entre los más felices aunque su nivel de vida es de los más bajos de España

Los valencianos, entre los más felices aunque su nivel de vida es de los más bajos de España
R.C.

Un estudio revela que la crisis ha golpeado con dureza a los jóvenes, con los peores datos de empleo y una caída del poder adquisitivo

J.S.Valencia

La calidad de vida no sólo tiene que ver con el nivel de bienestar. Así lo acredita un estudio realizado por la Fundación BBVA y el Instituo Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) en el que se analiza la calidad de vida en España entre 2006 y 2015.

Según los resultados de esta investigación los valencianos se encuentran entre los más satisfechos con su vida de España (en el tercer puesto junto con catalanes y vascos), pese a que las condiciones objetivas de la Comunitat se sitúan entre las peores del país (posición número 12).

El estudio explica que la disparidad de resultados deriva de que la satisfacción con la vida es una variable subjetiva frente a las objetivas como el nivel de renta o el nivel de educación

La monografía señala que la crisis ha provocado un retroceso en las variables objetivas del bienestar (renta, empleo, vivienda y participación cívica) aunque ha mejorado en educación. Actualmente, España se sitúa por debajo de la media de la OCDE en renta, empleo, vivienda, educación y satisfacción con la vida, en tanto que supera el promedio en las variables del bienestar relacionadas con la salud, las conexiones sociales, el medio ambiente y la seguridad.

Por comunidades, las que presentan mejores niveles de bienestar tras la salida de la crisis son País Vasco, La Rioja, Navarra y Madrid, seguidas por un segundo grupo compuesto por Cantabria y Castilla y León.

En torno a la media figuran Aragón, Cataluña, Asturias, Baleares y Galicia, mientras que por debajo del promedio nacional están la Comunitat, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia, Andalucía y Canarias.

El análisis muestra que en muchas de las variables asociadas al bienestar, con la importante excepción de los niveles de empleo, se han recobrado los niveles de 2006. La recuperación se ha caracterizado por la presencia de grandes asimetrías: el impacto de la crisis ha tenido diferente intensidad según la variable considerada, los grupos sociales, las comunidades autónomas y las generaciones.

Según el informe, los jóvenes son los que más calidad de vida han perdido por la crisis, tanto por los altos niveles de desempleo que sufren, como por la caída de su poder adquisitivo.

Fotos

Vídeos