Valencia, una de las provincias donde es más barato poner gasolina

Valencia, una de las provincias donde es más barato poner gasolina

Galicia, Asturias, Baleares y algunas provincias de Castilla-La Mancha son las más caras

EFE

Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre casi 10.000 gasolineras españolas sitúa a Valencia como una de las provincias donde resulta más barato repostar.

El estudio revela que las diferencias de precios entre las cadenas de gasolineras más baratas y las más caras oscilan entre un 15 y un 20 % según el tipo de carburante, de tal forma que elegir surtidor puede suponer un ahorro de entre 237 y 330 euros al año.

OCU ha analizado más de 9.700 estaciones de servicio y ha manejado más de 1,6 millones de precios, para conocer cuáles son las cadenas de gasolineras más baratas y las más caras del país y cómo varían los precios según cada comunidad autónoma.

Según sus cálculos, para un vehículo que recorre unos 20.000 kilómetros al año y consume unos 7 litros a los 100 kilómetros, repostar habitualmente en una gasolinera de una cadena con buenos precios puede suponer un ahorro anual de 237 para gasolina 95, de 240 para el diesel, 274 euros para el diesel mejorado y 330 euros para gasolina 98.

Según esta organización, uno de los factores principales que influyen en el precio final y que marcan que éstos sean diferentes entre unas provincias y otras es la aplicación del tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos (más conocido como «céntimo sanitario») y la cuantía en la que se aplica.

Las provincias más caras y más baratas

El estudio, que se ha centrado en el diésel por ser el carburante más vendido, constata que, en general, Galicia, Asturias, Baleares y algunas provincias de Castilla-La Mancha son las más caras de España. Castilla y León, La Rioja y Navarra destacan por sus bajos niveles de precios.

Entre las provincias en las que resulta más barato repostar se encuentran Valencia o Badajoz, por la escasa presencia de grandes compañías, así como Lérida, Almería o Murcia, con gran número de gasolineras independientes.

Por su parte, Lugo, Orense, Pontevedra y Baleares son provincias con importante presencia de gasolineras que pertenecen a los tres principales operadores y, además, en ellas se aplica el tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos en su integridad. Por eso, junto con La Coruña, obtienen los precios más altos.

En Canarias, Ceuta y Melilla, las ventajas fiscales se traducen en unos precios más bajos, aunque tiende a existir menos competencia entre gasolineras y, por tanto, las diferencias de precio son más reducidas.

Impuesto de los carburantes

Precisamente, el proyecto de Presupuestos de 2018 prevé armonizar el impuesto de los carburantes de automoción entre las diferentes comunidades autónomas, lo que supondrá una subida en nueve de ellas, que en estos momentos tienen su tramo en un nivel más bajo.

Actualmente, este impuesto se distribuye en tres tramos: uno estatal general, otro estatal especial y otro autonómico, que decide cada comunidad autónoma y oscila entre 0 y 4,8 céntimos por litro.

De aprobarse el proyecto, a partir del 1 de enero de 2019 solo habrá dos tramos, el tipo general y el tipo especial, ambos estatales, y este último asumiría el tramo autonómico por un importe equivalente al más alto que existe actualmente (4,8 céntimos por litro).

El otro factor que influye en el precio, aunque más sutil, está relacionado con la tipología de las estaciones de servicio de la provincia.

Las estaciones que ofrecen el combustible diesel más barato son, en general, las cadenas 'low cost' y de supermercados (Ballenoil, BonÁrea, GMoil) mientras que las más caras son las que pertenecen a las grandes refinerías (Repsol, Cepsa, BP, Campsa).

Fotos

Vídeos