Valencia y Castellón, entre las ciudades europeas con más niveles de cocaína en aguas residuales

Valencia y Castellón, entre las ciudades europeas con más niveles de cocaína en aguas residuales
Ricardo Otazo

Entre las cuatro ciudades que encabezan la lista se encuentran, además, Barcelona y Santiago de Compostela

EUROPA PRESSValencia / Bruselas

Barcelona, Castellón, Santiago de Compostela y Valencia son las ciudades españolas que registraron niveles mayores de cocaína en aguas residuales que otras ciudades europeas, según un estudio reciente sobre residuos de drogas entre 2015 y 2017.

El análisis constató un aumento de los residuos de cocaína en 26 de las 31 ciudades analizadas en Europa. Las trazas más elevadas se registraron en España, Bélgica, Países Bajos y Reino Unido.

En concreto, Barcelona registró un aumento de los niveles de MDMA, anfetaminas y metanfetaminas entre 2011 y 2017, y encabeza el consumo de cocaína en base a la presencia de esta sustancia en aguas residuales, seguida de Zurich, Bristol y Ámsterdam.

En términos generales, la evolución del consumo de cannabis y cocaína en España ha sido estable en los últimos años, aunque la prevalencia de estos estupefacientes entre los jóvenes españoles sigue siendo elevada, y se situó en cuarto lugar en la Unión Europea para ambas drogas en 2015, el último año con datos disponibles, según el último informe anual del Observatorio europeo de las Drogas presentado este jueves en Bruselas.

España ocupa así el cuarto puesto en el ranking de popularidad de cannabis y cocaína, ya que el 17,1% de los jóvenes españoles de entre 15 y 34 años consumió cannabis en el último año -tan solo por detrás de Francia, Italia y República Checa-, mientras que el 3% de jóvenes de esa franja de edad hizo uso de la cocaína, un consumo que se sitúa únicamente por detrás de Reino Unido, Dinamarca y Países Bajos.

Por el contrario, el consumo de MDMA/éxtasis y anfetaminas en España siguen siendo inferior al de la media europea: el 1,3 de los jóvenes españoles hizo uso del MDMA en el último año -Holanda se sitúa en cabeza, con un 7,4%, seguida de Irlanda y República Checa con consumos superiores al 4%- y el 1% consumió anfetaminas, frente al 3,6% de Países Bajos y al 2% en Estonia, Finlandia y Croacia.

En el conjunto de la UE, la cocaína es la droga estimulante ilegal más consumida, según el estudio del Observatorio europeo de las Drogas, que apunta a que 2,3 millones de europeos de entre 15 y 34 años han consumido esta sustancia en el último año.

Consecuencias del aumento de produccióm

«Europa está sufriendo en la actualidad las consecuencias del incremento de producción de cocaína en América Latina», ha asegurado en rueda de prensa el director del Observatorio europeo de las Drogas, Alexis Goosdeel, que también ha apuntado a un «incremento de la oferta, incluido un incremento de la pureza, así como el número y la cantidad de cocaína incautada«.

Goosdeel ha insistido en que esta situación tiene consecuencias para la salud, ya que «estamos empezando a observar algunas novedades preocupantes en este ámbito, incluido un mayor número de personas (en la UE) que inician tratamiento por primera vez por problemas relacionados con el consumo de cocaína».

No obstante, los métodos y rutas de tráfico «parecen estar cambiando», según el informe, ya que aunque la entrada de estupefacientes a través de la península Ibérica sigue siendo importante, los datos de 2016 muestran un descenso en las cifras mientras que los puertos de contenedores situados más al norte registran más tráfico.

Fotos

Vídeos