Vacaciones bajo mínimos

Acceso al Hospital General de Valencia.
Acceso al Hospital General de Valencia. / Irene Marsilla

Las administraciones merman servicios públicos como la atención a la ciudadanía, el transporte o la sanidad en julio pese a que la actividad se mantiene

DANIEL GUINDO

Las administraciones tienen que seguir ofreciendo los mismos servicios públicos en julio que el resto del año porque, entre otras cosas, los impuestos en época estival no se ven reducidos». Vicente Inglada, secretario general de la Unión de Consumidores de la Comunitat (UCE-CV), valora «de forma negativa» la merma que están sufriendo ya importantes servicios ciudadanos que ofrecen tanto el Gobierno central como el autonómico y los ayuntamientos, como son los del transporte público, la asistencia sanitaria o las distintas oficinas de atención al público o registros. «Exigimos que estos servicios sean iguales en verano que el resto del año, porque las vacaciones de los funcionarios no tienen por qué afectar al resto de ciudadanos», añade Inglada. Peores frecuencias en los autobuses urbanos y en el metro, horarios más restringidos en los centros de salud y las bibliotecas o mayores colas y esperas en las oficinas de atención a la ciudadanía son las consecuencias de compaginar las vacaciones de los funcionarios con la prestación de estos servicios.

La EMT y el metro empeoran frecuencias

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia ha reducido el servicio este mes cerca de un 10% con respecto a junio, con 70 autobuses urbanos menos (de los 745 del mes pasado a los 675 actuales), mientras que en agosto la merma del servicio será del 26% hasta los 554 vehículos (191 autobuses menos). En el caso de la red de metro y tranvía de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), el servicio se ha reducido ya hasta un 22%.

Esta merma en el servicio hace que las esperas en las paradas sean mayores y que, por cada tramo horario, pasen menos autobuses y convoyes, de ahí que los tiempos en los desplazamientos se incrementen. Por ejemplo, la línea 8 de la EMT que en junio tenía fijada una frecuencia para días laborables de 7 a 10 minutos y de 11 a 15 minutos por las tardes y noches, pasa este mes a frecuencias de 8 a 15 minutos y de 15 a 20.

Precisamente la falta de bolsas de posibles sustitutos para estos trabajadores públicos, según lamentan sindicatos como CSI-F o CCOO, está detrás de que las administraciones dispongan de menos personal en verano, por lo que empeora el servicio, lo que se traduce en mayores esperas en las oficinas de atención al público (tráfico, empleo, edificios Prop, etc.) o, en ocasiones, la imposibilidad de recibir atención antes de una determinada fecha. Tanto las principales asociaciones de consumidores como los vecinos coinciden en señalar que la solución a esta problemática nace en una mejor planificación por parte de las administraciones y, sobre todo, en sustituir a los empleados públicos durante su periodo vacacional.

Consumidores, vecinos y sindicatos piden sustitutos durante las vacaciones de los funcionarios

Para el presidente de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu), Fernando Móner, «en estas fechas es fundamental la planificación». «Nuestra comunidad recibe cientos de miles de turistas que tiene derecho a unos servicios básicos. Desde los ayuntamientos, la Generalitat y el propio Gobierno central se deberían planificar adecuadamente para que no hubiese merma en los servicios o en la calidad de los mismos, tanto en la sanidad, como el transporte y otros ámbitos». «Lo importante es planificar y tener datos objetivos que nos permitan verificar las necesidades de cada población en una época como esta», resume.

Centros de salud cerrados y menos camas

Para cuadrar las vacaciones de las plantillas de sanitarios, la Conselleria de Sanidad ha programado el cierre de más de 800 camas en los hospitales de la Comunitat durante este mes, así como la reducción del horario de buena parte de los centros de salud (muchos de ellos ya no prestan servicio vespertino). Ni siquiera zonas turísticas como Alboraya, Pobla de Farnals, Canet o El Puig se libran de que los ambulatorios cierren por la tarde, pese a la mayor afluencia de usuarios por el incremento de visitantes.

Para el sindicato CSI-F estas medidas suponen «una pérdida de la calidad asistencial, saturarán el servicio en algunos centros y provocará un aumento de las listas de espera». En esta línea, también alertan de que «los elevados datos de cierre de camas impedirán la actividad normal y pueden incrementar la saturación en los servicios de urgencia y en ingresos, además de retrasar intervenciones en quirófanos».

En esta línea se muestra también la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, María José Broseta, quien advierte que el cierre vespertino de centros de salud, ya de por sí congestionados de usuarios, hará que «se masifiquen» los hospitales, puesto que los pacientes acudirán a urgencias de los centros hospitalarios.

Inglada, por su parte, añade que «cada vez son más las familias que, por falta de recursos, no se pueden ir de vacaciones y las personas que aprovechan el verano para realizar gestiones administrativas», por lo que el descanso estival de los funcionarios «no les tiene que afectar». Además, y pese a que durante el mes de julio tanto los escolares como los universitarios tienen vacaciones, «la mayoría de los padres siguen trabajando».

"Si reducen el servicio de autobús y metro nos vemos abocados a usar el vehículo privado"

En el ámbito sanitario, este portavoz de la UCE-CV recuerda que «las enfermedades no distinguen por meses y los ciudadanos no eligen cuándo va a sufrir una de ellas», por lo que «exigimos a Sanidad planes de refuerzo porque, incluso, la población crece en algunas zonas por la llegada de turistas».

Las bibliotecas, sin servicio vespertino

Toda la red municipal de bibliotecas de la ciudad de Valencia permanecerá cerrada este mes por las tardes, por lo que se reduce a la mitad la oferta cultural de la capital en lo que a bibliotecas se refiere. Además, en agosto únicamente abrirá una decena. De poco han servido las decenas de protestas que el pasado año registró la concejalía de Patrimonio Cultural por la falta de servicio vespertino de bibliotecas tanto en primavera como en verano. La concejala María Oliver adujo entonces falta de personal e imposibilidad de contratar a más trabajadores.

El pasado año, Oliver intentó reordenar la red convirtiendo varias bibliotecas en salas de lectura (en concreto, 15). El plan municipal no fue bien recibido y pese a costar más de 14.000 euros finalmente no se ha hecho y la llegada del verano ha obligado al Consistorio a cerrar todas las bibliotecas por la tarde.

María José Broseta, presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, también mostró el malestar de la entidad por la situación. Sobre la reducción del servicio de transporte, instó a EMT y FGV a que, al menos, mantengan el servicio habitual en las horas punta porque «si se está intentando que los vecinos utilicemos el transporte público, lo lógico es que no lo reduzcan porque, si no, estamos abocados a utilizar los vehículos privados», advierte.

Por su parte, Ezequiel Archilla, del sindicato CSI-F, apunta que, en relación a los organismos de la Administración General del Estado, «hay una merma del servicio» puesto que, durante los últimos años, no se han sustituido las plazas de funcionarios que, por ejemplo, se han jubilado, por lo que han ido descendiendo las plantillas. Además, durante los periodos vacacionales «no se cubren las ausencias porque no hay bolsas de trabajo», por lo que el personal se tiene que turnar. «La Administración tiene que compaginar el derecho de las vacaciones con satisfacer la demanda de los usuarios, algo que es imposible» con los recursos actuales, destaca, por lo que, al final, «el que sufre las consecuencias es el ciudadano». Desde el sindicato CSI-F ya cifraron en unos 900 los funcionarios que sería necesario incorporar a los servicios estatales de la provincia de Valencia para prestar una atención adecuada.

Más esperas y sin exámenes de conducir

La huelga de examinadores de tráfico ha terminado por colapsar las pruebas previstas para este mes de julio. De hecho, hasta mediados de septiembre los aspirantes no podrán obtener el permiso de conducir, puesto que ya no quedan fechas libres para realizar las pruebas. A ello se suman las vacaciones del personal de las oficinas de tráfico en las que se atiende al público (para realizar cambios de documentación o renovaciones, por ejemplo), por lo que las esperas para realizar estos trámites se incrementan. Especialmente delicada es la situación de la oficina de Alzira, que está totalmente saturada, según indicaron fuentes del sindicato CSI-F. Desde la formación sindical reclaman a la Dirección General de Tráfico que, por un lado, incremente las plantillas de examinadores, ya de por sí mermadas y, por otro, sustituya a los profesionales de las oficinas de atención durante su periodo vacacional para no perjudicar a los usuarios.

Sin vacaciones

A nivel autonómico, José Cloquel, coordinador de este sector en CCOO, resalta que en los edificios Prop o en los registros de carácter general tampoco se sustituye al personal en vacaciones, de ahí que se produzca una merma en la calidad del servicio. Pero además, apunta que en otros servicios ajenos a la atención al ciudadano, «tenemos conocimiento de casos de denegación de periodos vacacionales, o lo que es más grave, la no sustitución y cobertura de puestos debido a la grave problemática de gestión y el agotamiento de las bolsas de sustitución».

CCOO denuncia que el verano agrava los problemas de personal de la conselleria de Oltra

Al respecto, recuerda que la formación ya ha denunciado «el grave problema de efectivos que tiene la Dirección Territorial de Valencia de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas (que dirige Mónica Oltra) y los centros a su cargo para que se tomaran las medidas oportunas y solventar esta situación que estaba causando grave perjuicio para los trabajadores». En esta línea, Cloquel precisa que «ya antes en octubre de 2016 y en posteriores reuniones, desde CCOO propusimos medidas alternativas a las de establecer excepciones en el disfrute de las vacaciones que planteaba la administración para la correcta prestación del servicio de atención en residencias y centros de tercera edad y menores», acciones que, al parecer, no fueron atendidas.

Se reduce la capacidad de atención al ciudadano

En los servicios de atención al ciudadano, como pueden ser los edificios Prop o los registros, con carácter general no se sustituye al personal, lo que obliga a los funcionarios a establecer turnos rotativos para el disfrute de vacaciones «con la consecuente merma de efectivos y capacidad de atención» al público, según indica el coordinador del sector de Administración Autonómica de CCOO, José Cloquel. «El personal de gestión administrativa nos transmite las dificultades para disfrutar de sus vacaciones debido a la falta de efectivos que permita la correcta prestación del servicio, o las horas que se regalan a la administración para terminar con las gestiones que deberían hacer tres personas donde están ellos solos», añade. «Las cargas de trabajo se asumen, pero evidentemente la calidad del servicio no puede ser la misma y lo terminan pagando el mismo personal y las personas usuarias».

«Los empleados públicos de estos ámbitos ya vieron restringido su derecho al disfrute de vacaciones según marca el decreto 175/2006 por las condiciones de sus puestos de trabajo determinados y ahora, además, se les deniega el derecho a disfrute de sus vacaciones por no tener previsto la necesidad de ciertos colectivos, como técnicos que trabajan con personas a las que deben atender todos los días del año», explica. En estos casos, con la llegada del periodo estival «todo ha ido a peor», ya que hay «insuficiente personal en la gestión de contrataciones, cierre y traslado de centros, bolsas agotadas o personas ya contratadas en mejores condiciones o con contratos de mayor duración por la misma administración en otras consellerias».

Llevan a Inspección de Trabajo la utilización de becarios para puestos de atención al público

Sin embargo, este problema no afecta sólo a Igualdad, según este portavoz sindical, sino que se detecta también en otras delegaciones y en otros colectivos como los agentes medioambientales, «a los que se les deniegan días porque no se cubren bajas o vacaciones, generado por una falta de efectivos». Se trata de un colectivo que ya tiene limitadas su disponibilidad de periodos vacacionales en verano «por razones de sobra conocidas», señala Cloquel en referencia a los incendios forestales.

La renovación del DNI, difícil antes de agosto

De nuevo el mismo problema, pero esta vez en oficinas de atención al público de gestión estatal. La falta de sustitución del personal funcionario deja a medio gas servicios como la renovación del DNI o el pasaporte o los servicios de empleo público estatales (Sepes). De nuevo largas esperas o muchas dificultades para conseguir una cita. Por ejemplo, el pasado viernes ya era imposible conseguir cita previa por internet para renovar el DNI y el pasaporte en la oficina de la calle Hospital de Valencia antes del 22 de agosto, una demora de mes y medio. En otros puntos, estas esperas llegan ya hasta los dos meses, según el sindicato CSI-F.

Desde la formación sindical apuntan también a las esperas que se sufren en los Sepes de Ontinyent, Requena o Chiva, por ejemplo. «Todas ellas están en cuadro», apuntan. «La gestión del personal es nefasta a nivel estatal», lamentan.

Por último, a nivel municipal Julio Conesa, responsable de la Administración Local de CCOO, indica que en los ayuntamientos se dan tres situaciones: aquellos en los que se sustituyen los funcionarios durante sus vacaciones (y en los que no se registran problemas); los que no se sustituyen y se sobrecargan a otros compañeros con las tareas (aquí ya hay una merma en la atención); «y una tercer situación más delicada, en la que echan mano de becarios o de personal subvencionado para, por ejemplo, puestos en registros de entrada», cuestiones de las que ya se ha dado traslado a la Inspección de Trabajo y que «afortunadamente, cada vez son más esporádicas». Pone también como ejemplo un municipio de la provincia de Valencia, en el que los servicios sociales se quedan sin personal de administración y una auxiliar desarrolla todo el trabajo.

Fotos

Vídeos