La Universitat paraliza los sistemas informáticos en plenos exámenes

Exámenes en la Universitat de València, en una imagen de archivo. /Damián Torres
Exámenes en la Universitat de València, en una imagen de archivo. / Damián Torres

Quejas de los alumnos por no poder acceder a calificaciones y materiales necesarios para las pruebas en estas fechas

BEATRIZ DE ZÚÑIGA y ÁLEX SERRANO

El traslado de los servidores de la Universitat de València ha supuesto una desagradable sorpresa para la comunidad educativa del centro. A primera hora de la tarde de este martes la Universitat de València (UV) remitió un correo electrónico a toda la universidad que ha hecho saltar todas las alarmas entre los alumnos y el profesorado. En el comunicado la entidad pública advertía de la parada de todos los sistemas informáticos desde el viernes 19 a las 21 horas hasta el lunes 22 de enero a las 24 horas, dejando así a todos los miembros de la comunidad sin acceso a ninguna de las aplicaciones (correo electrónico y Aula Virtual) ni sistemas centrales durante la convocatoria de exámenes de enero que termina el día 26 de este mes.

Rápidamente algunos miembros mostraron su rechazo a esta decisión a través de las redes sociales y grupos estudiantiles, pues el Aula Virtual es el lugar donde la mayoría de profesores cuelgan las calificaciones académicas y numerosos materiales de estudio necesarios para pasar los exámenes.

El Vicerectorat de Cultura i Igulatat de la Universitat ampara la decisión en la necesidad de trasladar físicamente todos los sistemas informáticos. Sin embargo, y pese a que no es la primera vez que se producen durante este curso interrupciones del sistema, las quejas de estudiantes y profesores vienen derivadas del periodo en que se ha decidido realizar tal parón, después de haber contado con todo el período de Navidades para realizar tal actuación y en plenos exámenes de enero. Algunos miembros del profesorado ya se han puesto en contacto con la entidad electrónicamente para presentar su oposición. El servicio informático de la UV, además, recibió en la tarde de ayer decenas de llamadas tanto de alumnos como de profesores que protestaban por la medida.

Además, también se cerrará la biblioteca de ciencias Eduard Boscà, mientras que las demás mantendrán su horario pero no se podrá usar el sistema informático para buscar bibliografía, algo de vital importancia para los exámenes de enero. La Eduard Boscà permanecerá cerrada desde el viernes a las 21 horas hasta el domingo a las 9 horas. Por esta razón, la UV ha anunciado que se abrirán «diversas aulas del Aulario Interfacultativo» con acceso por la calle Primero de Mayo para dar servicio a los alumnos.

Según fuentes conocedoras de la situación, no es la primera vez que hay que hacer trabajos en la red de servidores de la Universitat de València. El constante crecimiento de la comunidad educativa ha obligado a varias ampliaciones. En verano de 2017, sin ir más lejos, hubo que efectuar otra migración de la administración electrónica. «Cada vez se cargan más los servidores de trabajo», explicaron estas fuentes.

La intención de la UV era, de hecho, efectuar la migración que se hace el próximo fin de semana en los pasados meses veraniegos, cuando no se usa el Aula Virtual ni el correo electrónico, las dos herramientas más utilizadas por los alumnos y los profesores. Sin embargo, según fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS, los servicios informáticos se encontraron con un importante problema estructural en el suelo de la sala donde ahora se trasladan los servidores que obligó a paralizar los trabajos. «Se hundía el suelo», comentaron las mismas fuentes.

Hubo que hacer obra para que el suelo aguantara el peso de los servidores, lo que unido a la necesidad de que la sala reúna unas adecuadas condiciones de temperatura, humedad y aislamiento, ha retrasado el traslado de los servidores. «Es que hay que desenchufarlos literalmente de donde están ahora y trasladarlos a su nueva ubicación», dijeron fuentes conocedoras, que no quisieron desvelar dónde irán los sistemas informáticos. Sin embargo, esta cuestión que podría parecer meramente técnica repercute enormemente en la comunidad educativa. No es sólo que los profesores usen el Aula Virtual como la habitual vía de comunicación con los estudiantes en plenos exámenes, sino que además cuelgan en ella las notas.

Más noticias de la Universitat de València

Fotos

Vídeos