La Universitat de València pacta con los sindicatos mejorar las condiciones del profesorado asociado

La Universitat de València pacta con los sindicatos mejorar las condiciones del profesorado asociado

La asamblea decidirá mañana sin desconvoca la huelga que se mantiene desde el 29 de enero

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

La Universitat de València y los cuatro sindicatos representativos (CC.OO., Stepv, UGT y CGT) han alcanzado esta mañana un acuerdo en el que la institución se compromete a mejorar las condiciones laborales del profesorado asociado. El pacto ha sido alcanzado en la Mesa Negociadora por unanimidad y supone un paso más para resolver el conflicto que desde el 29 de enero ha dejado a miles de estudiantes sin clase como consecuencia de la huelga indefinida.

El acuerdo, al que ha tenido acceso LAS PROVINCIAS, recoge una subida salarial del 25% para las diferentes modalidades de carga lectiva, lo que implica la equiparación con los de la Universidad de Alicante, que son los mejor pagados de la Comunitat. Aquellos con 6 horas semanales y otras tantas de tutorías (los que más clases asumen) percibirán anualmente 9.100 euros, 1.800 más que en la actualidad.

Para cubrir el incremento salarial, con efectos a 1 de abril, la Universitat solicitará financiación adicional a la Generalitat, además de la preceptiva autorización para la subida. Si no la consigue se compromete, con fondos propios, a asumir el 50% del incremento. También se compromete a exigir, en el nuevo convenio colectivo que se negocia, la equiparación salarial con el profesor titular de escuela universitaria a tiempo parcial. El acuerdo implica una mejora de la propuesta inicial de la Universitat conocida la pasada semana, bastante más conservadora.

También se ha pactado tratar otras cuestiones en las próximas mesas de negociación, como el aumento de las plazas de estabilización destinadas al PDI asociado (actualmente hay siete para los que están acreditados a profesor titular), el reconocimiento de su actividad investigadora y mejoras en la asignación de la docencia, sin olvidar la posibilidad de que los contratos no tengan una duración máxima de un año. En este caso la mesa y la Universitat han acordado someterse a un informe externo que sonderará las posibilidades legales de establecer periodos más extensos.

El paso, sin embargo, no es definitivo para acabar con la huelga, que al fin y al cabo fue convocado por la Assemblea de PDI Associat, que no está integrada en ninguno de los sindicatos ni forma parte de la Mesa Negociadora. De hecho la Universitat llegó a mostrar sus reticencias ante la convocatoria al no provenir de ninguna de las organizaciones representativas. En cualquier caso la asamblea es la que debe decidir si la anula mediante el mismo procedimiento utilizado para su convocatoria: una consulta telemática. La previsión es que se reúnan mañana.

En conclusión, la pelota pasa al tejado de la Generalitat, cuyos máximos responsables han clamado contra la precaridad del colectivo y ahora tienen la opotunidad de mitigarla, y de la Assemblea, cuyas reivindicaciones han sido apoyadas por todos los sindicatos que hoy han rubricado el acuerdo con la Universitat.

Fotos

Vídeos