La Universitat completa su renovación con cambios en la mayoría de facultades

El relevo en el Rectorado coincide con la elección de nuevos decanos para los próximos tres años en 12 de los 18 centros

J. BATISTA JOAQUÍN BATISTA VALENCIA.

La Universitat abre una nueva etapa. Tras el apoyo mayoritario a la «transformación responsable» que promete la primera rectora de su historia, Mavi Mestre, llega el turno de los cambios en las facultades, que sufrirán modificaciones en la mayoría de equipos directivos después de las últimas elecciones en los centros, celebradas en noviembre. Exactamente tendrán nuevo decano o decana 12 de las 18. El calendario ha querido que prácticamente coincidan con la sucesión en el Rectorado pese a que la duración de los mandatos es diferente. Mientras que los máximos representantes de la institución se eligen cada cuatro años, las elecciones a juntas de centro, de donde salen los decanos, se convocan cada tres.

Las relaciones entre el equipo rectoral y los decanatos son evidentes y sus funciones se complementan, cuando no están subordinadas. Por ejemplo, las facultades pueden proponer la creación de nuevos títulos, ya sean oficiales o propios, que los equipos de dirección asumen ante las administraciones, por no hablar de que el Rectorado tiene la última palabra en las políticas de personal, que afectan directamente a la organización académica de los departamentos, otra de las competencias atribuidas a centros y juntas.

En este sentido cobra importancia una de las medidas estrella de Mestre: el estudio de la situación actual de los departamentos para detectar déficits o futuros problemas por la acumulación de jubilaciones, con la idea de planificar con previsión el personal necesario.

Sólo en la Facultad de Química se ha presentado más de una candidatura

Tampoco se puede olvidar que el rector firma convenios de colaboración que pueden afectar a las intenciones de los decanatos, por ejemplo, a la hora de avanzar en la internacionalización de sus títulos, y tiene potestad en la distribución de los presupuestos. Cabe destacar también que los decanos tienen un peso importante en el consejo de gobierno, donde se adoptan las principales decisiones de política universitaria. En definitiva, los vasos comunicantes son muchos, y el equipo de Mestre (compuesto por varios exdecanos y vicedecanos, por cierto) tendrá que tender puentes -algunos ya están consolidados- con los nuevos mandatarios de las facultades para mantener el rumbo de la nave en una misma dirección.

Mientras que al rector o rectora lo elige la comunidad universitaria en su conjunto mediante el sistema de sufragio universal ponderado, al decano o decana lo seleccionan los integrantes de la junta de centro, máximo órgano de gobierno de la facultad compuesto, como mucho, por 60 miembros (con mayoría absoluta del profesorado). Estos son elegidos por toda la facultad.

Protagonistas

A día de hoy ya se han producido relevos en ocho decanatos, sobre todo porque sus predecesores han agotado el mandato, aunque también hay algún caso en el que no se ha querido repetir (se permiten dos consecutivos). Sólo ha habido más de un candidato, y por tanto batalla, en una facultad: Química.

Josep Montesinos dirigirá la Facultad de Geografía e Historia en sustitución de Ester Alba, mientras que en Filosofía y Ciencias de la Educación la decana será Rosa María Bo Bonet. Proviene del equipo anterior, dirigido por Jesús Alcolea, y rompe otro techo de cristal en la Universitat, pues nunca una mujer ha dirigido esta facultad. Como dato curioso, es profesora contratada doctora, algo que no es habitual pues el cargo lo copan titulares o catedráticos. La única exigencia normativa en este sentido es que el decano o decana sea un PDI con vinculación permanente con la institución.

En Medicina la junta eligió a Francisco J. Chorro como sustituto de Federico Pallardó -en el centro, uno de los grandes, arrasó Mestre-, mientras que en Química se hizo lo propio con Adela Mauri, que se impuso a Margarita Parra por 25 votos a 17. La nueva decana fue una de las académicas que acompañó a Vicent Martínez el día que formalizó su candidatura para rector. Aunque no formó parte del equipo de dirección propuesto, se dio por supuesto su apoyo al rival de Mestre.

En cuanto a la Facultad de Física, casa del catedrático de Astronomía (donde arrasó el pasado 6 de marzo) el decano será Jordi Vidal. En su equipo aparece Enric Valor, que fue en la lista de Vicent Martínez en las elecciones a rector de 2014. Por lo que respecta a Ciencias Biológicas, estará dirigida por Mª Carmen Bañó.

La Facultad de Derecho tendrá como decano a Javier Palao, vicedecano de María Elena Olmos, que será la nueva secretaria general de la Universitat por decisión de Mestre, y algo parecido sucederá en Ciencias Sociales, donde el futuro vicerrector de Profesorado Ernest Cano será sustituido por otro miembro de su equipo decanal, Albert Moncusí.

En otros cuatro centros aún no se ha celebrado la elección, pero no habrá más remedio que cambiar de decano porque el actual no puede repetir. En Enfermería y Podología, que tiene pendiente la construcción de un nuevo edificio, las candidaturas se pueden presentar hasta este viernes. En Filología, Traducción y Comunicación se votará el día 27 y sólo hay una candidata, Amparo Ricós. Actualmente es vicedecana de Carles Padilla, que será el nuevo vicerrector de Internacionalización y Cooperación. En Magisterio se presenta Óscar Barberá para relevar a Manuel Monfort, decano que le sucedió en el cargo -la votación será el jueves-, mientras que en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte se elegirá al sustituto de Vicent Añó.

Más

Fotos

Vídeos