Los universitarios pagarán hasta cien euros menos el curso que viene

Puig, acompañado de los rectores y de los consellers de Educación y Hacienda, durante la presentación del plan.
Puig, acompañado de los rectores y de los consellers de Educación y Hacienda, durante la presentación del plan. / manuel bruque/efe

Puig anuncia que las tasas que se abonan en la matrícula bajarán un 7% el año escolar 2017-18 y se reducirán hasta el 15% al final de la legislatura

JOAQUÍN BATISTA VALENCIA.

Los estudiantes pagarán menos el curso que viene por sus estudios universitarios, ya sean grados, las carreras de cuatro años, o másteres oficiales. Exactamente las tasas bajarán un 7%, mientras que de cara al 2018-2019 volverán a minorarse un 8%. Esto significa que al final de la legislatura la reducción acumulada respecto al ejercicio actual será de un 15%. La medida la dio a conocer ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, tras reunirse con los rectores de las cinco universidades públicas y los consellers de Hacienda y Educación.

Supone la primera buena noticia para los miles de estudiantes que desde la implantación de los grados han asumido incrementos constantes, especialmente a partir del 2012-2013, cuando se aplicaron las medidas de restricción del gasto educativo. Un año después aún se elevaron un 1% para quedarse congeladas hasta el ejercicio actual. A falta de que el cambio de rumbo se concrete en el nuevo decreto de tasas, se pueden hacer estimaciones sobre cómo quedarán los precios de las carreras, que varían en función de la experimentalidad. Un alumno de nuevo ingreso en Medicina, que se sitúa entre las más caras, pagará por su matrícula unos cien euros menos que ahora. En el caso de Derecho o Historia, del grupo de las más asequibles, la reducción será de 69. Al final de la legislatura, cuando entre en vigor la bajada del 15% el ahorro para la primera será de 224 euros y para las segundas de 146. El resto de títulos se sitúan entre estos parámetros, que marcan las reducciones máximas y mínimas.

Los precios públicos que pagan los estudiantes o sus familias suponen la segunda fuente de ingresos de las universidades, lo que obligará a la Generalitat a realizar una aportación extra para compensar estas 'pérdidas'. Para el 2017-2018 será de 8,5 millones y para el siguiente de 18 (26,5 en total). El presidente insistió durante el acto en que el objetivo del Consell es «evitar que cualquier estudiante deje la universidad por causas económicas», si bien defendió que desde el inicio de la legislatura se impulsaron iniciativas para evitarlo, como el aumento del presupuesto en becas y la creación de la nueva modalidad que incluye, además de la exención de las tasas, una ayuda de hasta 600 euros al mes.

La bajada forma parte del acuerdo adoptado ayer con las cinco universidades, que se concreta en un plan de mejora de cinco ejes. Además de los nuevos precios públicos se han fijado los cimientos para avanzar en el nuevo modelo de financiación universitaria, se prevé aumentar la dotación para las ayudas públicas -12 millones para las becas salario, el doble que en la actualidad-, y una inversión de 52 millones de euros para fomentar la investigación, captar talento y renovar las infraestructuras científicas.

También se ha pactado la equiparación del personal docente de carácter laboral de las universidades con los funcionarios, con el pago de complementos retributivos como quinquenios y trienios. Sin olvidar el abono de la carrera profesional del PAS, que se pagará completamente en 2019, tal y como ya estaba estipulado. Para cumplir con estos compromisos se destinarán 47 millones en los dos próximos años que se sumarán a los ocho consignados en el ejercicio actual.

Puig destacó que con los citados ejes «se da un impulso más que importante a las universidades, que se lo merecen por su calidad y excelencia», y defendió que están haciendo posible «el renacimiento de la Comunitat». Por su parte, el conseller Marzà destacó que el acuerdo alcanzado «pone en el centro a los estudiantes y beneficia a los trabajadores» y quiso agradecer el trabajo de la conselleria de Hacienda y de las universidades para lograrlo.

Más

Fotos

Vídeos