Las universidades privadas también se quedan fuera de las ayudas a la I+D+I

La fundación titular de la CEU Cardenal Herrera recurre la exclusión de la convocatoria para renovar equipos e infraestructuras

J. B.

valencia. La Fundación Universitaria San Pablo CEU, titular de la Cardenal Herrera, ha presentado un recurso contencioso administrativo contra la convocatoria de ayudas de la Conselleria de Educación destinada a la adquisición o renovación de infraestructuras y equipos de investigación. El Diari Oficial dio cuenta ayer del estado del procedimiento, reclamando a la administración el expediente correspondiente para su análisis.

El paso dado por la entidad privada se debe a que se produce una diferenciación en función de la titularidad de las instituciones solicitantes, pues sólo han podido pedir las ayudas las universidades públicas y los centros de investigación públicos que trabajen en ámbitos distintos al sanitario. Fuentes de la universidad explicaron que tradicionalmente han sido beneficiarias de estas subvenciones ya que en ediciones anteriores sí podían concurrir. En otras palabras, se repite la situación que se dio con las becas autonómicas para universitarios y con las prácticas de los alumnos de Ciencias de la Salud.

Las ayudas se encuadran en el Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Comunitat 2014-2020. El objetivo es reforzar el sistema valenciano de I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación) y contempla subvenciones de al menos 100.000 euros. Se incluye la adquisición y reforma de infraestructuras, la compra y puesta en funcionamiento de instrumentación científica y maquinaria y la adquisición de derechos de nuevas patentes y licencias para trabajos de investigación.

En la fase anterior del programa, correspondiente al periodo 2007-2013, las universidades privadas valencianas obtuvieron financiación para equipamientos, como se puede leer en la web de la propia conselleria. La Católica la consiguió para la creación de un biobanco y para equipos científico-tecnológicos para investigaciones sanitarias y deportivas, y la Cardenal Herrera para equipos para su laboratorio de neurobiología y para trabajos relacionados con la biomedicina, la eficiencia energética o la investigación en medios digitales.

La mayor parte de los fondos fueron a parar a las universidades públicas, incluyendo obras de urbanización y la adecuación de institutos tecnológicos y laboratorios, además de la adquisición de numerosos equipos científicos.

Fotos

Vídeos