El turismo supera su propio récord

Un turista fotografía la carta de un restaurante.
Un turista fotografía la carta de un restaurante. / Jesús Signes

Los empresarios auguran un verano histórico con un aumento de la ocupación hotelera y de las contrataciones mientras repuntan los precios de los alojamientos

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

Optimismo. Es el estado de ánimo con el que los empresarios del sector turístico afrontan este verano en la Comunitat, conscientes de que aún no se ha tocado techo a pesar de los buenos resultados de la campaña estival del año pasado. Ésta, a punto de alcanzar el ecuador, llega vestida con las etiquetas de espectacular, extraordinaria, histórica... Y, a tenor de los primeros marcadores y de las previsiones que maneja el sector, el turismo va a batir su propio récord.

Hasta mayo, que son las últimas cifras oficiales facilitadas por la Agència Valenciana del Turisme, los turistas extranjeros que llegaron a la Comunitat aumentaron un 18% (se superaron los tres millones) respecto al mismo periodo del año anterior, a lo que se suma el incremento del 19,2% del gasto total (2.713 millones de euros). En el caso de las pernoctaciones hoteleras y de los viajeros en estos alojamientos, el ascenso fue del 2,3% y 5,2%, respectivamente.

La cultura, detrás del 93% de las estancias en apartamentos

El 93% de las personas que optan por alojarse en un apartamento turístico cuando visitan Valencia tienen una motivación cultural, según refleja el estudio de dimensionamiento de la oferta de viviendas de uso turístico que desarrolla la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Valencia.

De encuesta se desprende que el 95% de estos turistas visita monumentos, el 90% se decanta por la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el 75% va a la playa, mientras que el 42 % opta por el Bioparc y otro tanto por la Albufera, entre las opciones más destacadas. Además, para desarrollar estas actividades, el 40,8% tiene previsto gastarse entre 30 y 100 euros al día sin contar alojamiento, mientras que el 38,7%, entre 60 y 100 euros.

La mitad de las estancias se produce en el centro turístico de la ciudad (55,4%), con mayor incidencia en los barrios de La Seu, El Carmen, El Mercat y Sant Francesc, mientras que los otros barrios fuera del centro donde se ubican estas viviendas son Ruzafa y la Malvarrosa.

El objetivo del estudio, según detalla la primer teniente de alcalde y responsable de Turismo, Sandra Gómez, es preparar un plan de medidas de ordenación y regulación urbanística destinada a los apartamentos turísticos.

Unas pautas que se repiten en los meses de verano gracias, sobre todo, a «las oleadas de demanda extranjera», según el último informe de perspectivas de Exceltur, debido a que la demanda europea no se ha recuperado hacia otros destinos del Mediterráneo y a los episodios de actos terroristas en Europa. Son los llamados ‘turistas prestados’, que, además, evitan la situación de inestabilidad de destinos como el norte de África o Turquía, lo que favorece a España, especialmente a los destinos de costa. En el caso de la Comunitat, Benidorm sigue liderando el ranking de preferencias.

Así, la mejor evolución del mercado internacional, donde los principales emisores son Reino Unido, Italia y Alemania, unido a la recuperación del consumo turístico de los españoles y «al buen comportamiento de la venta anticipada, al contrario que otras temporadas», son algunos de los ingredientes que favorecen el cóctel de récord de este verano, detalla la vicepresidenta de la Confederación Española de Agencias de Viajes,Eva Blasco, que confirma «la evolución positiva» del sector a lo largo de este 2017, con una horquilla de crecimiento entre el 5-8%.

En la misma línea se manifiesta el presidente de la Confederación de Empresas Turísticas de la Comunitat Valenciana (CET-CV), Luis Martí, quien resalta que «las previsiones para el verano se están cumpliendo». Y aporta algunas cifras, como una ocupación hotelera por encima del 85% en «prácticamente todos los destinos de la Comunitat, lo que supone un 5% de incremento respecto al año pasado».

Una tendencia que confirma la Agència Valenciana del Turisme (AVT), que fija las previsiones de julio respecto a ocupación hotelera en un 74,6% para el litoral de Castellón, un 77,6% para el de Valencia y un 79,4% para el de Alicante, lo que, en este último caso, representa un 11% más de previsiones que en 2016.

El interior también sube

Pero no sólo la costa tiene el viento a favor. También los destinos de interior. Fuentes de Temps (la marca que engloba a los alojamientos de interior de la Comunitat) indican que la ocupación se sitúa en el 65% en julio y la previsión de agosto es de un 75%; en ambos casos, un 5% más que el año pasado. También aquí se ha observado un mejor comportamiento de la venta anticipada además de la recuperación tanto del mercado nacional como el autóctono.

De ahí que, si la dinámica sigue a este buen ritmo, la Generalitat sitúe el horizonte en los cuatro millones de turistas internacionales con un gasto superior a los 4.000 millones o en los 8,7 millones de viajes de residentes en España a destinos de la Comunitat.

A juicio del secretario autonómico de Turismo y responsable de la AVT, Francesc Colomer, estos resultados «no son fruto de los poderes políticos, sino del sector turístico, tanto de los grandes como medianos y pequeños empresarios que han sabido responder a la crisis y dar la cara».

Asimismo, apunta a que «las buenas previsiones del verano» repercuten también en el empleo. «Nos encontramos en el mejor momento para consolidar plantillas y mejorar las condiciones laborales todo lo posible», señala Colomer. En esta línea, por ejemplo, se ha impulsado la estrategia ‘CreaTurisme’ orientada a diversificar la oferta, desestacionalizar e incrementar el gasto «así como mantener el empleo durante todo el año».

POR COMARCAS

Los empresarios de la Safor apuntan a un 90%.
En Gandia el sector hotelero prevé que este verano la ocupación iguale, como mínimo, a la temporada pasada. El presidente de la Asociación de Hoteleros de la Safor, Vicent Frasquet, señala que para agosto se espera un nivel de ocupación de entre el 93% y 96%. Este verano se ha detectado un incremento de las reservas por adelantado de veraneantes que desean pasar sus vacaciones en Gandia. Estos, además de disfrutar del turismo de sol y playa, llegan atraídos por el programa de actividades organizado para celebrar el año de Capitalidad Cultural Valenciana.
Una de cada tres visitas en Cullera es de extranjeros.
Este municipio de La Ribera está registrando grandes cifras de ocupación en julio, especialmente en la segunda quincena, con mayor afluencia los fines de semana. Varios hoteles cuelgan su cartel de ‘completo’ con una ocupación media cercana al 60%, al igual que en los apartahoteles y los apartamentos vacacionales. Por lo que respecto a los lugares de procedencia, en lo que va de ejercicio, el 31,5% de los visitantes que acuden a Cullera son de otros países, principalmente de la Unión Europea, atráidos por la inestabilidad en otros destinos y por las campañas promocionales.
El sector en Dénia, pendiente de la última hora.
Según datos de Turismo del Ayuntamiento de Dénia, la ocupación turística durante la primera quincena de julio ha sido del 81% en establecimientos hoteleros, del 70% en alojamientos de alquiler turístico y del 55% en campings. Para esta segunda quincena de julio, la previsión en hoteles se halla en torno al 73%. No obstante, «la realidad es que muchas de las reservas hoteleras se realizan a última hora, por lo que se estima que la ocupación real ascienda finalmente a cifras superiores a las de la primera quincena, situándose entre un 82% y un 90%», indicaron las mismas fuentes.

En este sentido, desde la Federación de Hostelería de Valencia (FEHV) recuerdan que el número de afiliados a la Seguridad Social se incrementó un 6,3% en junio y que la cifra de trabajadores es superior a los 175.000 empleados directos en los negocios del sector turístico.

Un informe de Adecco sobre el empleo en la campaña de verano recoge que se generarán 124.000 puestos de trabajo en la Comunitat, un 10% más que en 2016, lo que la sitúa como la quinta autonomía con más creación de empleos durante los meses estivales. Un «boom laboral» que repercute directamente en «los sectores turístico y hotelero. También otros ligados a éste, como los aeroportuario, transporte, comercial y alimentación y bebidas».

Cap i casal al alza

Los buenos datos también tienen su reflejo en la ciudad de Valencia. «Prevemos un crecimiento, tanto en rentabilidad como en ocupación, que podría superior el 5%», detalla la concejal de Turismo del Ayuntamiento de Valencia, Sandra Gómez. Esa actividad se nota, por ejemplo, en las oficinas de Turismo Valencia que han atendido a un 66% más de turistas nacionales desde junio y a un 41% más de extranjeros.

O en los apartamentos turísticos, que rozan el 90% de ocupación en julio, según explica el presidente de Apartval, José Benavent, que añade que el perfil mayoritario en estos tipos de alojamiento es una familia con cuatro miembros (los padres y dos hijos). «Estamos muy contentos con las previsiones», resalta.

El buen comportamiento de los marcadores turísticos también tiene su reflejo en la rentabilidad, que en los últimos años «estaba por los suelos y ya muy ajustada para evitar que repercutiera en los servicios», indica Eva Blasco. Todas las fuentes consultadas confirman esa tendencia al alza que Luis Martí fija en un 6% para los hoteles y José Benavent en un 8-10% para los apartamentos. En el caso de la hostelería, la FEHV afirma que los precios se mantienen.

«Llevamos años ajustando y aguantando precios y, aunque se observa un repunte del gasto turístico, todavía no estamos en un punto de subidas de precios», resaltan.

Los retos

De ahí que uno de los retos de futuro sea «aumentar la rentabilidad y ofrecer un buen servicio de calidad al turista para que quiera volver», además de un repunte del gasto de los visitantes.

Junto a ello, la oferta de alojamiento ilegal, considera un punto negro para el sector turístico. Tanto Blasco (agencias viajes) como Martí (hoteles) y Benavent (apartamentos) coinciden en señalar que sigue desbordada a pesar de los esfuerzos de las administraciones autonómica y local y representa tanto un problema para el empresariado por la competencia desleal como para la imagen que el vecino y el ciudadano tienen del turismo.

Como recuerdan los hosteleros, «son situaciones irregulares que arrastran problemas de convivencia y, aunque no podemos hablar de ‘turismofobia’, sí hay que poner medidas preventivas desde ya para evitar entrar en situaciones que padecen otros destinos turísticos».

Fotos

Vídeos