El tripartito quiere derogar también el decretazo del plurilingüismo

Imagen de una de las manifestaciones contra el decreto de plurilingüismo. / efe
Imagen de una de las manifestaciones contra el decreto de plurilingüismo. / efe

Los tres partidos del Botànic introducen una enmienda a la nueva ley por la que anulan la norma que el Gobierno estudia denunciar al Constitucional

J. SANCHIS VALENCIA.

La nueva ley que promueve el plurilingüismo en la Comunitat Valenciana dio ayer un paso más con la aprobación de su articulado por los tres partidos que respaldan al Consell (PSPV, Compromís y Podemos) en la comisión de Educación de Les Corts. La norma nace con la oposición del Partido Popular y de Ciudadanos.

El tripartito introdujo ayer una enmienda en esta ley para derogar el Decreto 3/2017 del pasado septiembre con el que la Conselleria de Educación regularizó la implantación del plurilingüismo en el sistema educativo valenciano.

Tras los recursos y la resolución judicial que paralizaba la aplicación del decreto sobre el plurilingüismo aprobado en enero de 2017, la Conselleria de Educación tuvo que promover una normativa para el presente curso. El 1 de septiembre dio luz verde a un nuevo decreto que sustituía al anterior y que quedará derogado una vez que se apruebe la ley en el pleno de Les Corts (posiblemente en febrero).

La oposición critica la escasa «voluntad de consenso» que han tenido los partidos del Botànic

Tanto el Partido Popular como Ciudadanos rechazaron la enmienda y señalaron que de esta forma el Consell quiere eludir el recurso que el Gobierno está estudiando presentar ante el Tribunal Constitucional. El Ejecutivo cuestionó el decreto de septiembre al dudar de los requisitos de urgencia y necesidad con los que el Consell justificó su aprobación, dado que, con la normativa de 2012 se habría podido dar respuesta al suspendido por los tribunales, tal y como indicó el juez en su fallo.

La portavoz popular de Educación en Les Corts, Beatriz Gascó, por su parte, consideró que de esta forma el Consell «pretende ahorrarse la comisión bilateral y el recurso alegando que el decreto ya ha sido derogado».

Tanto el PP como Ciudadanos denunciaron la escasa voluntad de consenso que ha tenido el tripartito a la hora de elaborar esta nueva ley. Beatriz Gascó criticó que no se ha admitido ninguna de las enmiendas presentadas por los populares. Gascó apuntó que éstas hacían referencia a aumentar la exposición al inglés en Infantil o eliminar la referencia a la promoción del uso del valenciano de conformidad con la ley de usos institucionales y administrativos para no «decirles a los docentes cómo tienen que hablar en los pasillos».

En el mismo sentido se pronunció la portavoz de Ciudadanos en la comisión, Mercedes Ventura, quien denunció que los tres partidos que sustentan al Consell sólo han modificado cuestiones técnicas, pero no habían entrado a ninguna cuestión de fondo. En este sentido, Ventura apuntó que la nueva ley, «aunque tiene una redacción más matizada, mantiene su ADN nacionalista». La parlamentaria de Ciudadanos quiso dejar claro que su formación no apoyará la ley mientras mantenga el artículo 11, que en su opinión abre paso a una política de inmersión lingüística en la Comunitat.

PSPV, Compromís y Podemos, promotores de la ley, defendieron su legalidad y afirmaron que cuenta con un amplio consenso.

Más

Fotos

Vídeos