El tripartito calca un plan de ERC en Barcelona para desmilitarizar Capitanía

El edificio de Capitanía General, donde se anuncia una jornada de puertas abiertas. / j. monzo
El edificio de Capitanía General, donde se anuncia una jornada de puertas abiertas. / j. monzo

Una propuesta electoral de los independentistas instaba a echar al Ejército de la Capitanía General, el Gobierno Militar y el Castillo de Montjuïc

FRANCISCO RICÓS y D. BURGUERAValencia

La iniciativa que Compromís llevó el martes a Les Corts por la que se aprobó reclamar al Ejército que abandone Capitanía para gestionar la Generalitat el convento de los Dominicos, que apoyaron los socios del tripartito y contó con la abstención de Ciudadanos y la oposición de grupo parlamentario popular, no es una propuesta nueva en España. Está todo inventado, dicen, y en ocasiones, así lo parece. En Cataluña, y concretamente en Barcelona, ya se abrió un debate en este sentido cuando Esquerra Republicana de Catalunya propuso que los edificios del Estado, en su mayoría militares, situados en la fechada marítima de la Ciudad Condal, pasasen a ser gestionados por el Ayuntamiento barcelonés.

Hace ya tres años, en plena campaña de las elecciones municipales, el que fue el cabeza de lista de ERC al Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, lanzó la propuesta de que los edificios de titularidad estatal, en su mayoría militares, que consideraba «desaprovechados», pasasen a ser gestionados directamente por el consistorio de la capital catalana.

«Estamos hablando de edificios militares como la Capitanía General, Gobierno Militar, el Sector Naval o incluso el Castillo de Montjüic, pero también de otros de uso civil como la Aduana, Trasmediterránea, Correos, la SGAE, la Estación de Francia y la Delegación del Gobierno», afirmó el candidato republicano.

ERC quiso desmilitarizar edificios y reubicar a los militares, como pretende Compromís

Bosch propuso negociar con el Gobierno el traspaso de estos inmuebles a la ciudad e insistió en que esa concentración de edificios propiedad del Estado en el frente marítimo «están desaprovechados». Además, puntualizó que las instalaciones militares podrían estar ubicadas en otros lugares de la ciudad.

En este sentido, la Proposición No de Ley de Compromís parece claramente inspirada en la propuesta electoral realizada por el independentista Alfred Bosch, especialmente en lo relacionado con la desmilitarización del convento de Santo Domingo, darle un uso público a las instalaciones tras incorporarlo al patrimonio público valenciano y el hecho de que se puede reubicar a los militares fuera de ese espacio.

«En este momento allí hay unas docenas de militares. Prácticamente se pueden contar con los dedos de una mano, y pueden estar perfectamente en Bétera o cualquier otra ubicación que no sea un patrimonio tan valioso como es este convento», aseguró la diputada de Compromís que realizó la propuesta, Maria Josep Ortega, una PNL que recordaba el argumentario que realizó hace tres años el independentista Bosch para desmilitarizar los edificios del Estado del frente litoral barcelonés.

La parlamentaria autonómica afirmó que en la sede de Capitanía, en el convento de Santo Domingo, se celebró el 600 aniversario de Les Corts porque se trata de un inmueble «con connotaciones religiosas, políticas, culturales, no solamente militares».

Ortega incidió en que «debemos desmilitarizarlo para que sea de los valencianos. Lo dice hasta la Convención de la Haya de 1954, donde se explica la inconveniencia de que posibles objetivos militares se sitúen cerca de bienes de interés cultural, como ocurre en este caso».

Los socialistas defendieron la iniciativa y desde Podemos no se quedaron atrás. Llum Quiñonero, señaló que «un espacio de tan alto valor patrimonial es razonable que esté bajo la tutela de la Generalitat. Una nueva ubicación podría ser hasta más práctica para el Ejército. No es tampoco una cuestión de que se haga de hoy para mañana, sino de que lo consideren».

Quiñonero tal vez se inspiró en Zaragoza, donde su alcalde, Pedro Santisteve -concurrió en la marca blanca de Podemos, Zaragoza en Común-, negoció con la ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, la cesión del uso de la antigua Capitanía General como espacio para la cultura de la capital aragonesa.

Más noticias

Fotos

Vídeos