El Tribunal de las Aguas, en contra de la expropiación de suelo en la Ley de la Huerta

El Tribunal de las Aguas, en contra de la expropiación de suelo en la Ley de la Huerta

Los agricultores quieren balsas de agua junto al río y la reparación de las fugas de los canales para mejorar el sistema de riego de los campos

LOLA SORIANO

valencia. El Tribunal de las Aguas de Valencia logró en 2009 ser declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, pero esta distinción tiene que venir acompañada de medidas que apuesten por los agricultores. En este sentido, el presidente de la institución milenaria, José Font, aseguró ayer que están totalmente en contra de la Ley de la Huerta que prevé en el proyecto de ley la expropiación de uso (no de propiedad) de los terrenos de huerta que estén abandonados y sin cultivar desde más de dos años .

Font argumentó que «una cosa es que un agricultor quiera arrendar su campo por iniciativa propia y llegando a unos acuerdos con personas más jóvenes, y otra muy distinta que no haya un consentimiento del amo». Dijo de forma tajante que «estoy en contra de que se haga por cualquier imposición». Incluso argumentó que estaba seguro de que «no me parece bien a mí, ni a ningún labrador ni tampoco a cualquier institución o gremio de labradores que se le pregunte».

Además, el Tribunal de las Aguas -que ayer se hermanó en un acto con las Fallas, al celebrarse el primer aniversario del reconocimiento de la fiesta por la Unesco- hizo un repaso por las necesidades más inmediatas que tiene el sector. Font indicó que están en conversaciones con la Diputación y con la Conselleria de Agricultura para «conseguir unas mejores infraestructuras en todo el río». Explicó que falta que se ultime y se ponga en práctica y opinó que «es necesario invertir en infraestructuras dentro del río».

Ribó trasladará la biblioteca de la Casa Vestuario para que la entidad milenaria tenga su museo

Font consideró que es vital que «se hagan balsas para almacenar agua junto al río y hacer un mejor aprovechamiento de un bien tan apreciado». En segundo lugar, apuntó que habría que reparar las fugas de agua de los canales. Y por último, añade que «hay depuradoras que tiran el agua en zonas que nosotros no aprovechamos y necesitaríamos que lleguen a los campos».

Ayer, además, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, anunció que van a firmar un convenio con el Tribunal de las Aguas para que a lo largo de 2018 esta institución pueda tener un espacio donde explicar su historia. Ribó apuntó que trasladarán la biblioteca del primer piso de la Casa Vestuario a la plaza de Tavernes de la Valldigna (el antiguo Centro Excursionista) para que el Tribunal de las Aguas pueda usar este local.

Fotos

Vídeos