Tres de cada cuatro niños valencianos ya disponen de móvil

Un adolescente norteamericano, en una imagen de archivo. / Reuters

La Comunitat está entre las regiones de España con mayor porcentaje de menores con celular a pesar de estar prohibidos en el colegio e institutos

J. A. MARRAHÍ

valencia. Algunos padres se sienten más tranquilos pudiendo localizar a sus hijos. Otros creen que el teléfono móvil es un buen modo de que se familiaricen desde pequeños con la tecnología. Y también los hay reticentes por los riesgos que conlleva, pero acaban cediendo a las insistencias del adolescente por esa especie de vorágine de 'todos mis amigos ya tienen uno'.

En suma, estas decisiones acaban moldeando una realidad: tres de cada cuatro niños de entre 10 y 15 años ya dispone de teléfono móvil en la Comunitat Valenciana. A pesar de las advertencias de jueces, policías y educadores sobre los peligros que puede entrañar. A pesar de que la ley sobre convivencia en centros docentes prohíbe su empleo en colegios e institutos.

Las cifras proceden de la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística sobre equipamiento y uso de tecnologías en los hogares de España. Según los datos del INE, en nuestra región habitan 309.000 niños y adolescentes en esta franja de edad. La práctica totalidad, algo más de 303.000, se han convertido ya en usuarios de internet y 231.000 disponen de teléfono móvil.

La crisis económica marcó un descenso en el porcentaje de niños con celular en nuestra región. Pero ya en 2011 se alcanzó un pico del 76%. En los años siguientes hubo un nuevo bajón que se frena en seco en 2017 con ese 75% en porcentaje de uso. A nivel nacional, la región está a la cabeza en porción de población infantil con móvil, casi al mismo nivel que Aragón, País Vasco y Extremadura.

Teresa tiene 12 años y vive en Paterna. «Era ya la única en clase que no tenía teléfono y saco buenas notas, al final convencí a mis padres, me hacía mucha ilusión...». Sus progenitores dieron su brazo a torcer «porque creemos que es una niña responsable, pero sólo lo puede usar los fines de semana».

Ni siquiera familias con poder adquisitivo más mermado privan a sus hijos del teléfono móvil. De hecho, resulta paradójico que en hogares valencianos con ingresos inferiores a los 900 euros, el porcentaje de niños con teléfono móvil se eleva hasta el 83%. Y, por contra, en las familias más adineradas desciende hasta el 68%.

Edad mínima en redes

El uso de redes sociales es la principal función que buscan los más jóvenes en su deseo de tener un dispositivo. Sin embargo, y así lo muestran las cifras, los niños están recibiendo teléfonos ya desde los 10 años.

What's App fija en 13 años la edad mínima para poder usar sus servicios. Facebook requiere que sus usuarios tengan al menos 14 años para crear una cuenta. Y el gigante de las redes sociales insiste: «La creación de una cuenta con información falsa constituye una infracción, incluidas cuentas registradas en nombre de un menor de 14 años». Y lanza un consejo a padres: «Si tu hijo menor de la edad mínima permitida ha creado una cuenta, enséñale a eliminarla». «Para poder registrarte y utilizar Tuenti tienes que ser mayor de 14 años o contar con la autorización de tus padres o tutores», advierten los responsables de la red a sus jóvenes usuarios.

«Los padres somos tontos»

El juez de menores Emilio Calatayud tiene las cosas muy claras: «Igual que hay móviles para viejecitos, debería haberlos para niños, adecuados a sus edades. Ahora es el regalo estrella de Navidad o comuniones. Les dan móviles de última generación a niños de 12 años. Los padres somos tontos. Internet donde tiene que estar es en el salón de la casa». En su opinión, los teléfonos con internet pueden convertirse en «una droga» para los chavales y «es un instrumento típico para la comisión de delitos contra el honor, la intimidad, coacciones, acoso, chantajes...».

Rodrigo Hernández es responsable de Save The Children en la Comunitat: «Dado que los niños acceden a los móviles a edades cada vez más tempranas es posible que muchos no tengan madurez suficiente para identificar riesgos». Por eso reclama «formación específica en nuevas tecnologías para los niños» y también «para los padres». Un reciente informe de la organización puso estos datos sobre la mesa: El 5,6% de los niños valencianos es víctima de acoso. Uno de cada cuatro estudiantes ha insultado utilizando el móvil o internet y uno de cada diez ha amenazado a otro niño por este medio. La difusión de desnudos o el retoque de imágenes para humillar son otros de los peligros.

Fotos

Vídeos