Tous y Bellús verterán al mar 25 hectómetros en plena sequía

El embalse de Bellús. / Pablo Mammana

Castilla-La Mancha reclama el «trasvase cero» mientras pide al Gobierno un «auténtico acuerdo de Estado» en la gestión del agua

Juan Sanchis
JUAN SANCHISValencia

Los pantanos de Tous y Bellús en el Júcar son presas de laminación, es decir, diseñadas para detener avenidas y riadas tan típicas del clima mediterráneo. Así, a principios de octubre la Confederación Hidrográfica del Júcar ordena que se vacíe hasta cierto nivel.

Según fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS, se espera que este año se suelte unos 25 hectómetros cúbicos que se perderán en el mar cuando el sistema Júcar está en prealerta y muy cerca de entrar en situación de alerta.

Ante ello, los regantes de la Vega Baja han propuesto que cuando ese agua llegue al azud de la Marquesa se pueda impulsar por la infraestructura del trasvase del Júcar-Vinalopó para que se aproveche donde peor lo están pasando por la sequía, de hecho en algunos puntos han tenido que dejar ya de regar.

Pero la propuesta se ha encontrado con problemas administrativos que al parecer impiden la realización de esta operación, ya que implicaría un cambio en la ley.

La Confederación Hidrográfica del Júcar prefirió el miércoles no pronunciarse sobre los problemas que tiene esta operación pese que sobre ella recaen las decisiones que implican la gestión del agua en toda la cuenca hidrográfica.

Por otro lado, la consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Agustina García, recalcó ayer que se va a reunir con la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, para trasladarle «un mensaje claro»: «trasvase cero».

La consejera ha manifestado que el Ejecutivo castellano-manchego «no se va a callar» y ha lamentado que se esté «esquilmando agua» en un momento en el que la situación del Tajo y los embalses de cabecera «es lamentable».

García ha incidido en que desde el Gobierno regional se va a seguir «levantando la voz» porque «no podemos permitir que desde el Gobierno nacional se siga mirando siempre para el mismo sitio» a la vista de que no hay agua. Por eso, la titular de Fomento va a pedir a Tejerina que «miren hacia otro lado porque hay otras alternativas».

Pese a ello, el presidente autonómico manchego, Emiliano García-Page, reclamó un «auténtico acuerdo de Estado» en España desde soluciones técnicas y políticas en materia de gestión del agua que no tenga en cuenta colores políticos porque cree que hay una «crisis estructural» en la gestión de este líquido elemento en el conjunto del Estado.

El trasvase Tajo-Segura es un punto al que la Comunitat Valenciana, tal y como ha reiterado la Generalitat, considera irrenunciable. Aún así García-Page indicó que ha querido dejar claro que «ni quiero guerra, ni queremos compensaciones ridículas». Hay que recordar que la comunidad de Castilla-La Mancha ha impugnado todos los acuerdos del consejo de ministros aprobando diferentes trasvases del Tajo al Segura durante los últimos años.

La ministra Tejerina dice que no habrá desabastecimiento

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, aseguró el miércoles que el abastecimiento de agua está asegurado para toda la población en el territorio nacional, a pesar de la escasez de precipitaciones que afectan a amplias zonas de España. La ministra señaló que desde el inicio del año hidrológico, el pasado 1 de octubre 2016, las precipitaciones acumuladas están un 13 por ciento por debajo del valor medio normal para este periodo. Según datos del Ministerio de Medio Ambiente hasta el 30 de mayo, y por zonas geográficas, la escasez de lluvias ha tenido mayor incidencia en todo el norte peninsular, en la cuenca del Duero y en la cabecera del Ebro. Tejerina resaltó que no es la primera sequía que vive España.

Fotos

Vídeos